Deportes

Zidane y Cruyff, de estrellas como jugadores a leyendas en los banquillos El exfutbolista Joe Cole ha llevado el debate entre dos de los mejores futbolistas de la historia también a los vestuarios.

Redacción Deportes

jueves 29, abril 2021 • 7:44 am

Compartir

Tras el empate milagroso del Real Madrid contra el Chelsea en las semifinales de Champions, en un partido en el que los 'blues' fueron muy superiores pero en el que los blancos, por ser quienes son, también inquietaron a su rival, el exfutbolista de los ingleses, Joe Cole, sacó a la palestra un debate que ha generado mucho revuelo.

El que fuera dueño de la banda derecha de Stamford Bridge en su mejor día, puso la carrera de Zidane, al que considera muy menospreciado, a la altura del de uno de los máximos exponentes del fútbol: Johan Cruyff. “Quizás incluso por encima, porque ha ganado más”, aseguró Cole.

Dos figuras del deporte rey que han seguido una trayectoria similar. Ambos se convirtieron en figuras mundiales por sus genialidades sobre el césped, siendo considerados entre los mejores de la historia, y al dar el salto a los banquillos no hicieron más que agrandar su leyenda. Y por si no era suficiente para esta narrativa, uno lo hizo de azul y grana y el otro, de blanco.

 

Zidane, el coleccionista de títulos


La trayectoria de Zidane está más fresca en la memoria de los aficionados. A nivel de clubes, el francés ha sido un gran coleccionista de trofeos, pero no tan buen acumulador. A nivel de clubes, destacan LaLiga conseguida con el Real Madrid y las dos Serie A con la Juventus en lo nacional, e internacionalmente ganó la extinta Intertoto con el Girondins y los bianconeri y como colofón, la Champions con su histórica volea para conseguir 'la Novena'.

También tuvo grandes éxitos con la selección francesa, coronándose como campeón en el Mundial de 1998 que albergó su dominadora Francia, que dos años después se llevaría también la Eurocopa. Además, el mérito de haber alcanzado la final mundialista en 2006. A título personal, destaca el Balón de Oro en 1998 y sus FIFA World Player en 1998, 2000 y 2003.

Tras su cuestionada llegada al banquillo del Real Madrid como solución de la casa, Zidane solo ha hecho una cosa: ganar. En su primera etapa en el Bernabéu, tres Champions seguidas sin precedentes, que acompañó de una liga en la 16/17. Tras unos meses fuera del cargo, volvió y le dio una nueva liga a un equipo por el que nadie apostaba. Esta temporada a los blancos ya no se les descarta de nada: aspirante a LaLiga y en semifinales de Champions.

Acusado de ser “únicamente” un gestor de grupo, Zidane ha sabido cómo sacar el mejor provecho de sus discípulos, haciendo cada año un equipo no solo competitivo, sino ganador. Sobre todo en esta campaña, en la que las lesiones han asediado la plantilla madridista, pero que no les ha quitado las ganas de ganar.

 

Cruyff, maestro e innovador

Más de medio siglo ha pasado desde que Johan Cruyff comenzase a escribir su nombre en los libros de historia del fútbol. Con el Ajax comenzó a ganar títulos desde joven y sumó ocho Eredivisies en sus dos etapas con los amsterdameses (y otra más con el Feyenoord), además de tres Copas de Europa seguidas. Su etapa en el Barça como jugador fue algo descafeinada, alzando solo una Liga y una Copa.

Por su parte, con la selección neerlandesa no hizo más que iniciar la maldición del país con más finales de Mundial perdidas sin haber ganado ninguna. Pese a que la Naranja Mecánica era temida por toda Europa, tanto Alemania en 1974 como Argentina en 1978 (aunque sin Cruyff, que no participó en el torneo como protesta), le dejaron a las puertas del oro. Eso si, a título personal ostenta tres Balones de Oro (1971, 1973 y 1974)

Sin embargo, cuando dio el salto al banquillo y volvió a pisar el Camp Nou lo hizo para convertirse en la gran leyenda del barcelonismo. Logró las cuatro ligas consecutivas que ganó el Barça entre 1991 y 1994, añadiendo la ansiada Copa de Europa de 1992, la primera de la historia del club con el 'Dream Team'.

De todos modos, su gran legado en el FC Barcelona no pasa por sus títulos, sino por un estilo de juego que le ha dado los mayores éxitos de su historia al club. Una ideología basada en el juego ofensivo y de control, inspirado en las enseñanzas de Rinus Michels y que heredó años más tarde Pep Guardiola. La actitud defensiva de los rivales a los que se enfrentaba hizo que Cruyff innovase con el sistema de 3-4-3 y los rondos en el entrenamiento para ejercitar la rápida circulación de balón, un ejercicio común hoy en día en cualquier práctica.

Dos estilos y trayectorias diferentes que les ha valido a dos de los grandes futbolistas de la historia para agrandar cada vez más sus nombres. Uno como ideador e inspirador de una forma de jugar y entender el fútbol. Otro, con la capacidad y habilidad de sacar el gen ganador de un equipo más allá de las florituras. Leyendas en el césped y leyendas en los banquillos.