Buenos Días

¿Y de veras, hasta cuándo vamos a reaccionar?

Álvaro Cruz Rojas / Editor Jefe

martes 21, noviembre 2017 • 12:00 am

Compartir

Siete delincuentes asaltan a un centenar de comensales en un restaurante en plena noche de viernes. Así es la vida en El Salvador. Los testimonios son indignantes. Los tipos acostaron a todo el mundo en el suelo, les quitaron billeteras, joyas, dinero, celulares y cualquier cosa que les pareciera de valor. ¿Y adivinen qué?… ¡No hay capturas!

Una persona comentó que los delincuentes hasta llegaron al extremo de apuntarle con una pistola a su hija de siete años. Todos temían que iban a morir. Ya el domingo comentaban algunos colegas que los delincuentes vendían impunemente los celulares robados.

Encima, apuesto que esto será una estocada mortal al restaurante y causará la pérdida de ingresos y empleos a propietarios y trabajadores.

Fue una situación horrible, injustificable, inaceptable, pero con nuestra pasividad como sociedad ¿seguiremos viéndolo pasar nada más? ¿Serán capaces las autoridades de descubrir a los autores y llevarlos a la justicia o solo será otro caso más con la frasecita aquella de que “haremos una investigación exhaustiva? Luego vendrá otro caso peor y quedará en el olvido.

Hay que entender que con esto, los delincuentes buscan terminar con los pocos lugares de tranquilidad que le quedan al país. Nos han robado la paz, la armonía, la esperanza y hasta las ganas de seguir en el país. Por eso tanta gente se va, ya no por necesidades económicas solamente, sino por el hartazgo de ver esto cada vez peor. Es el combustible del pesimismo que se percibe por todos lados y que todos los días se siente más y más.

La pregunta es qué viene después. La gente siempre cuestiona qué tiene que pasar para que reaccionemos. Yo ya no sé qué tiene que suceder porque hemos pasado lo inimaginable y todavía seguimos sin tocar fondo e igualmente no parecemos tener la voluntad ni el raciocinio para reaccionar.