Estadio Cuscatlán con lleno total. / Secretaría de Prensa

Deportes

Volvió la fiesta de la azul y blanco al estadio Cuscatlán con un afición que acató las reglas anticovid La fiesta de la Azul y Blanco no reportó incidentes de violencia o intolerancia en los alrededores del estadio.

Juan Ventura

viernes 3, septiembre 2021 • 5:30 am

Compartir

Fueron cerca de 12 años de espera para que la afición salvadoreña fuera testigo de otra etapa de Premundial en el estadio Cuscatlán, y la emoción latente se materializó desde días atrás con la alta demanda de boletos, y ayer con las largas filas para ingresar al recinto y poder ver el primer juego de la Selecta ante Estados Unidos, un equipo forrado con jugadores élites que militan en el Barcelona de España, Manchester City de Inglaterra, Juventus de Italia, entre otros.

Desde tempranas horas, los negocios con réplicas de las playeras de la selección y las tradicionales carnitas calentaron la espera de un llamativo juego que hizo saber a la Selección de Hugo Pérez dónde está parada.

Previo al inicio del juego, la Policía Nacional Civil y el Ministerio de Salud establecieron unos anillos de seguridad para filtrar a las personas que sí portaban su Documento Único de Identidad y su carnet de vacunación completo de las que no, y así atender la orden del Decreto Transitorio 90 establecido en julio pasado que prohíbe las reuniones masivas de personas no vacunadas contra el covid.

El control de temperatura, de exigencia de la mascarilla y la aplicación de alcohol gel en los portones habilitados cumplieron su tarea sin mayores inconvenientes.

Revisan cartillas de vacunación. / Cortesía PNC


Después, durante el juego, se notó que el llamado al respeto al equipo visitante fue obedecido por la afición, una que estaba hambrienta de ver juegos de alto nivel y con el “Equipo de Todos” como protagonista. El próximo partido de la Azul y Blanco será el domingo (5:00 p.m.) ante Honduras.