La renuncia de Pedro Pablo Kuczynski deja a Martín Vizcarra, su sucesor en la presidencia de Perú, el doble reto de conformar un gobierno de unidad para superar la inestabilidad política e impulsar la economía.

El Mundo

Vicepresidente de Perú asume hoy presidencia

AFP

viernes 23, marzo 2018 • 12:00 am

Compartir

La renuncia de Pedro Pablo Kuczynski deja a Martín Vizcarra, su sucesor en la presidencia de Perú, el doble reto de conformar un gobierno de unidad para superar la inestabilidad política e impulsar la economía.

En un país polarizado en el que unos reclaman elecciones anticipadas y otros exigen que agote el mandato hasta julio de 2021, Vizcarra, un hombre pragmático, tendrá que hacer malabarismos para lidiar con un Congreso dominado por el partido de Keiko Fujimori, victoriosa de esta crisis, que llevó a Kuczynski a renunciar el miércoles.

La única fortaleza del hasta hoy embajador en Canadá es que no está salpicado por escándalos de corrupción ni tiene afiliación política.

Esto puede permitirle tender puentes, algo que no debería ser imposible para un ingeniero civil ligado al sector de la construcción.

El primer desafío para Vizcarra será conformar un gabinete “de ancha base, de unidad nacional” en el que no deberían participar los ministros que acompañaron a Kuczynski, para no ser “percibido como un gobierno continuista”, dice a la AFP el analista político Mirko Lauer.

“Lo clave es que jale el centro político, que abandonó a Kuczynski en la última hora”, añade Lauer, agregando que Vizcarra podría apelar a su condición de político provinciano para convocar a figuras de distintas regiones de Perú.


Sin embargo, no todos piensan igual. El excandidato presidencial Alfredo Barnechea, líder del partido Acción Popular (centro), conminó a Vizcarra a convocar comicios presidenciales y legislativos anticipados porque “es un presidente de transición”.

 

Apelar al regionalismo

El otro desafío para Vizcarra es entenderse bien con el Congreso para evitar los enfrentamientos, como le ocurrió a Kuczynski, resalta el analista Mirko Lauer. En ese sentido, los analistas no descartan que incorpore a gente cercana a los principales partidos, como la fujimorista Fuerza Popular (primera fuerza política del país) o el socialdemócrata partido Aprista. Las dos formaciones de izquierda en el Congreso, Frente Amplio y Nuevo Perú, ya anunciaron que no formarán parte del gobierno de Vizcarra, a quien exigieron convocar a elecciones a corto plazo.