El surgimiento y dominancia de la variante delta del SARS-CoV-2 en el mundo, ha despertado nuevos temores en la población de nuestro país, especialmente en el sector salud, donde una nueva ola ascendente de nuevos caso amenaza con romper al sistema de salud. Pero ¿es la variante delta mas virulenta que el resto de las variantes del coronavirus?

Opinión

¿Variante Delta, más severa?

Dr. Alfonso Rosales / Médico epidemiólogo @alfonso76657962

martes 14, septiembre 2021 • 12:00 am

Compartir

El surgimiento y dominancia de la variante delta del SARS-CoV-2 en el mundo, ha despertado nuevos temores en la población de nuestro país, especialmente en el sector salud, donde una nueva ola ascendente de nuevos caso amenaza con romper al sistema de salud. Pero ¿es la variante delta mas virulenta que el resto de las variantes del coronavirus?

Hemos examinado, tres fuentes principales para tratar de dilucidar esa evidencia. Una fuente lo constituyen las opiniones de expertos médicos internacionales, otra son los estudios publicados al respecto, y por último lo que nos traducen los números que estamos observando en el mundo.

 

  • Opiniones de expertos

Aunque día con día nueva evidencia salta a la vista, revisando las opiniones de profesionales del campo de médico, se observa cierta coincidencia en cuanto a la mayor o menor gravedad del COVID-19 producido por la variante delta. Algunos como el Dr. Aaron Ritcherman de la universidad de Pennsylvania opinan que, si es que existe una diferencia entre la variante delta y las otras variantes, esta diferencia es bastante leve; en términos similares se expresa la Dra. Jennifer Nuzzo de la universidad John Hopkins, quien dice que los riesgos de personas vacunadas no han cambiado en realidad, igualmente opina el Dr. David Dowdy de la misma universidad.

 

  • Estudios científicos

La evidencia resultante de un número limitado de estudios no es concluyente. Un estudio escoces publicado recientemente concluyo que los pacientes contagiados con la variante delta presentan cuadros clínicos más severos que los contagiados con la cepa original, sin embargo, otros estudios contradicen dichos resultados, al no encontrar una mayor diferencia entre severidad de casos clínicos entre contagiados por delta y contagiados por otras variantes.


 

  • Los números del COVID-19

La información epidemiológica reportada por los diferentes países es lo que solidifica las dudas acerca del aumento de virulencia de esta variante delta. La tasa de mortalidad a nivel mundial ha venido disminuyendo progresivamente, aun y a pesar de que los números de casos nuevos se encuentran al alza. En los Estados Unidos donde esta última ola de nuevos casos ha sufrido un incremento de 15 veces desde la meseta de junio del 2021, la tasa de hospitalización aumenta únicamente en 6 veces, y la tasa de mortalidad continúa descendiendo. La mayoría de los países no reportan una correlación entre el número de nuevos casos y las tasas de hospitalización y/o muertes. Esta falta de correlación entre casos y hospitalizaciones inclina a pensar que la nueva variante delta no es substancialmente más virulenta que el resto de las variantes.

¿Y cómo nos afecta esta información en nuestra vida diaria? Es muy comprensible que este constante, y a veces contradictorio, flujo de información, muchas veces incluso nos paralice. No ha sido fácil, para nadie, navegar este rio de información, especialmente cuando interpretamos y trasladamos esta información al ciudadano, el que también es bombardeado por información maliciosa producida y muy bien gestionada por grupos ideológicos y religiosos que tratan de herir mortalmente a la comunidad científica. No ha sido sencillo navegar esta pandemia, cuando incluso algunos gobiernos también manipulan la información con fines políticos. Por ello es necesario, que nuestro sector salud sea lo más transparente y humilde en el manejo de la información con respecto al coronavirus. Aceptar nuestras limitaciones y actuar de acuerdo con ellas. Lo que al momento y con la información disponible podemos decir respecto a la variante delta es lo siguiente:

  • Para la población infantil y adultos menores de 65 años y vacunados, ninguna de las variantes actuales impone un riesgo de hospitalización y muerte mayor que otros riesgos asociados con la vida diaria, como por ejemplo accidentes vehiculares.
  • Para personas con factores de riesgo, como obesidad severa, o con trasplante de órgano o con cáncer, los riesgos de hospitalización y muerte si son mayores al contagiarse de COVID, pero independiente de la variante.
  • Se ha observado un riesgo aumentado de hospitalización y muerte para adultos mayores de 65 años y vacunados con la última ola, aunque esto no parece estas asociado a la variante delta. En lo personal, mi máxima es: “El riesgo es lo suficientemente bajo para vivir la vida, lo suficientemente alto para tener cuidado”.