Fotografía de la Presidencia de la República.

Política

Vamos a implorar para que El Salvador alcance la paz, dice Sánchez Cerén

Redacción web / DEM

sábado 13, octubre 2018 • 10:55 am

Compartir

El presidente salvadoreño Salvador Sánchez Cerén señaló hoy, en declaraciones ante medios de comunicación en Roma, que Monseñor Óscar Arnulfo Romero es el “santo de América” y su legado está en todo el mundo. Dijo que espera que su canonización, a celebrarse este domingo, traiga esperanza para El Salvador.

“Es lo que todos los salvadoreños vamos a trabajar, él esta vivo en todos nosotros, él no ha muerto, su obra está y su obra ha sido la paz. Tenemos que seguir trabajando todos los salvadoreños por darle un nuevo futuro a todas las generaciones”, expresó.

Sánchez Cerén aseguró que mañana, en el acto de canonización, implorarán para que El Salvador “sea un país que alcance la paz y pueda vivir sin violencia.

“El día de mañana los corazones de los salvadoreños vamos a estar unidos, en una sola oración, para pedir paz para nuestro país, pedir que cese la violencia”, agregó.

El presidente recordó el legado de monseñor Romero, quien siempre llamó a proteger a los más pobres, respetar los derechos humanos y clamaba por el fin de la violencia.

“Creo que los salvadoreños podemos hacer del país un país diferente, cambiarlo, y volverlo un país en el cual no solo exista prosperidad para unos pocos, sino para todos y como nos enseñó Romero, aspira a que los pobres tengan resueltos su problemas”.


Espera pronta canonización de Rutilio Grande

El titular del Ejecutivo también habló sobre la causa de beatificación del padre Rutilio Grande, quien fue asesinado durante el conflicto armado.

"También esperamos que el padre Rrutilio Grande, que fue asesinado en El Salvado,  y causa ha sido ya recibida en el Vaticano se convierta también, sea beatificado. Nuestro país es un país de muchos mártires", afirmó al respecto.