Hace unos días, platicando con unas amigas periodistas, me preguntaban si algunas de las vacunas contra el coronavirus producían como efecto adverso alteraciones en el periodo menstrual. Una de ellas mencionaba que después de recibir la segunda dosis, su periodo menstrual se había prolongado, es más, aún no menstruaba regularmente.

Opinión

Vacunas anti-COVID y el ciclo menstrual

Dr. Alfonso Rosales / Médico epidemiólogo @alfonso76657962

viernes 10, septiembre 2021 • 12:00 am

Compartir

Hace unos días, platicando con unas amigas periodistas, me preguntaban si algunas de las vacunas contra el coronavirus producían como efecto adverso alteraciones en el periodo menstrual. Una de ellas mencionaba que después de recibir la segunda dosis, su periodo menstrual se había prolongado, es más, aún no menstruaba regularmente.

Su otra colega, afirmaba que, a ella, después de la segunda dosis había sangrado en tres ocasiones en un solo periodo. Ambas afirmaban que previo a la vacuna sus periodos menstruales respectivos eran regulares. Les confesé abiertamente que no había leído nada al respecto. Interesante, pensé. El reconocer la ignorancia en un tema es de suma importancia, pues nos hace activamente remediar esa ignorancia. Al regresar a casa, me puse a investigar en la literatura medica sobre trastornos de la salud reproductiva en mujeres relacionados con la vacuna contra el coronavirus. Una de mis primeras luces fue relacionado a la ausencia sistemática en la investigación científica y medica de estudios que den prioridad al enfoque de género. Eso mismo pasó con los ensayos clínicos originales que estudiaron los efectos adversos de las vacunas. Ninguno incluyó un enfoque de género y por ende no incluyeron preguntas relacionadas con la salud reproductiva de las mujeres.

La revisión bibliográfica de la literatura científica fue frustrante, pero tampoco una sorpresa. Hasta ahora, ningún estudio publicado ha examinado u ofrecido pruebas concluyentes de posibles vínculos entre las vacunas y la menstruación. Sin embargo, el 7 de abril de este año, la revista TheLily, publicó un articulo escrito por Julianne McShane, en el cual se incluye una serie de testimonios de mujeres estadounidenses en edad reproductiva, describiendo una variedad de trastornos menstruales supuestamente relacionados con la aplicación de vacunas con plataforma RNA mensajero (Pfizer y Moderna).

La mayoría de las mujeres se quejaban de periodos menstruales mas frecuentes, sangramiento más copioso, calambres menstruales más intensos y otras molestias. A falta de estudios médicos, la población de mujeres en ese país ha utilizado los medios de comunicación social (Twitter, Facebook, y otros) para compartir sus molestias relacionadas con ese fenómeno. ¿Pero por qué no se ha estudiado ese fenómeno? ¿Por qué es un problema de mujeres?

Los cambios menstruales tras la vacunación contra el coronavirus podrían atribuirse a las respuestas inmunitarias a las vacunas y a su impacto en el útero, así como al estrés relacionado con la pandemia, a los cambios en el estilo de vida y a la contracción del propio virus.

Uno de los pocos estudios publicados al respecto en el Journal Reproductive BioMedicine Online, encontró que 28% de pacientes con COVID-19 confirmado habían experimentado cambios en su ciclo menstrual, y 25% experimento cambios en su volumen menstrual. Así también, la investigación también ha demostrado que las vacunas contra el coronavirus afectan adversamente con mayor frecuencia a las mujeres que a los hombres. Un reporte del Centro para el Control de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, publicado en febrero de este año, reportó que mientras que las mujeres recibieron el 61,2% de las dosis, informaron del 78,7% de los efectos secundarios adversos, entre ellos dolores de cabeza, fatiga y mareos. Pero ni ese reporte, ni ningún otro estudio publicado en la literatura medica ha examinado los efectos de las vacunas sobre el ciclo menstrual de las mujeres. La información disponible procede únicamente de anécdotas compartidas en las redes sociales y del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de Vacunas de los CDC, un programa nacional de vigilancia de la seguridad de las vacunas al que cualquier persona puede enviar sus informes sobre efectos secundarios posteriores a la vacunación.


Al final de mi revisión bibliográfica, lo único que pude concluir es que las mujeres en edad reproductiva están describiendo a través de sus testimonios que existe un problema en su salud reproductiva que podría estar relacionado con la vacunación actual contra el coronavirus. También concluí, que se nos va la lengua a la comunidad científica y liberal hablando de incluir un enfoque de genero en nuestros estudios científicos, pero la realidad es otra. El movimiento colectivo que se inició en 1848, demandando la igualdad de género, la no discriminación y el derecho al voto, sigue tan pertinente hoy como antes.