AFP

El Mundo

Vacuna de Johnson & Johnson "aumenta riesgo" de contraer el síndrome de Guillain-Barré, advierte la FDA La agencia regulatoria de medicamentos ha detectado 100 casos de la enfermedad en personas vacunadas con la vacuna J&J.

AFP

lunes 12, julio 2021 • 4:14 pm

Compartir

La agencia que regula los medicamentos en Estados Unidos, la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) actualizó este lunes sus advertencias sobre la vacuna anticovid de Johnson & Johnson para incluir información sobre un "aumento del riesgo" de contraer el síndrome de Guillain-Barré (GBS).

Con base a un sistema de monitoreo federal sobre la seguridad de las vacunas, la FDA identificó 100 casos del poco frecuente trastorno neurológico tras la inyección de 12,5 millones de dosis. De ellos, 95 fueron graves y requirieron hospitalización. Hubo una muerte reportada.

La noticia representa un nuevo golpe al inmunizante de J&J, que recibió autorización de uso de emergencia en febrero, pero que tiene un papel menor en la campaña de vacunación de Estados Unidos contra el covid-19.

Por su parte la farmacéutica de J&J confirmó a través de un comunicado que esta colaborando con la FDA y otras autoridades para determinar la relación de la vacuna con los casos de Guillain-Barré reportados.

Estamos en contacto con la FDA y otros reguladores por los casos excepcionales de desórdenes neurológicos, el síndrome de Guillain-Barré, que se han detectado tras la vacunación con la vacuna COVID-19 Janssen". dijo en un comunicado la empresa, según informó la cadena CNN.

Además,  añadió que las probabilidades que ocurran casos de enfermedades neurológicas relacionadas con la vacuna son muy bajas y la tasa de casos excede la tasa de fondo por un ligero margen.


El GBS es un trastorno neurológico en el que el sistema inmunológico del cuerpo daña las células nerviosas, provocando debilidad muscular o, en los casos más graves, parálisis.

Afecta a un estimado de 3.000 a 6.000 personas cada año en Estados Unidos, y la mayoría se recupera.

Casos de este trastorno se observaron tras la administración de ciertas vacunas, incluidas las que previenen la gripe estacional y el herpes zóster.

La vacuna de J&J sufrió graves problemas de producción y una planta de Baltimore responsable de su fabricación permaneció cerrada durante tres meses debido a problemas de contaminación.

Asimismo, el inmunizante estuvo sujeto a una pausa de seguridad en abril tras identificarse un mayor riesgo de una rara forma de coagulación, principalmente en mujeres jóvenes.