Deportes

US Open: cuando el pelotazo a un juez de línea terminó en una muerte Ocurrió en 1983 con Stefan Edberg como protagonista y, a diferencia de la situación de Novak Djokovic, fue una situación absolutamente casual.

Redacción Deportes

miércoles 9, septiembre 2020 • 9:56 am

Compartir

Como si no tuviera poco con las actuales circunstancias en que se está jugando, el US Open fue noticia porque Novak Djokovic, número 1 del mundo y máximo favorito del certamen, fue expulsado luego de revolear una pelota de un raquetazo y golpear a una jueza de línea en el cuello. Lo ocurrido llamó la atención y preocupó, pero no fue la primera vez. Ni la más grave.

La historia involucra a otro líder del ránking ATP y múltiple campeón en los torneos grandes: Stefan Edberg. También le pasó increíblemente en Flushing Meadows. Aunque de una forma distinta: el sueco tenía 17 años y todavía jugaba como junior.

De forma esperable, Edberg (número 1 por entonces, como Djokovic, pero de los juveniles) llegó a la final del certamen. Aquel sábado 10 de septiembre de 1983, enfrentó en esa instancia al australiano Simon Youl, a quien terminaría venciendo 6-2 y 6-4. Antes de eso, sin embargo, ocurrió el episodio que terminaría en tragedia.

A diferencia de Djokovic, que por más que no tuviera intención debió saber que estaba arrojando un pelotazo a un lugar donde había personas (y probablemente distraídas al estar él y Pablo Carreño Busta yendo al descanso), la situación de Edberg fue absolutamente fortuita.

Fue un potente saque del sueco el que su rival no llegó a responder y que le pegó en la zona inguinal a Richard Wertheim, juez de la línea central. El impacto y el dolor lo hicieron caer de espaldas y ahí la fatalidad: sin llegar a apoyarse, golpeó su cabeza contra el cemento.


El hombre, que tenía 60 años, llegó inconsciente a la clínica y estuvo hospitalizado durante cinco días conectado a un respirador artificial. Nunca pudo recuperarse del derrame y la hemorragia cerebral que padeció por el golpe con el suelo.

El triste desenlace, con el fallecimiento de Dick (la causa de muerte fue un hematoma subdural) desembocó en la modificación para siempre de algo que era habitual hasta entonces: que los jueces de línea dejaran de ubicarse en altas sillas y pasaran a estar de pie.

Si bien algunos medios informaron y continúan asegurando -erróneamente- que la violencia de la caída fue producto de que el juez estaba sentado en una silla, lo cierto es que esa práctica para los linesmen ya se había abandonado.

Es más: la familia de Wertheim cuestionó la medida, que había llevado a que los jueces de línea debieran adoptar la postura de "listos" (inclinados hacia adelante, con las manos apoyadas en los muslos o rodillas), alegó que esto había sido causante del fallecimiento de Richard y le hizo juicio a la Asociación Estadounidense de Tenis por 2.250.000 dólares.

El resultado no fue el esperado para la familia, ya que el reclamo no tuvo éxito e incluso el área de apelaciones de la Suprema Corte de Nueva York revocó una indemnización de 165.000 dólares.

Tal situación manchó la felicidad de Edberg, que con ese título en Estados Unidos había logrado el verdadero Grand Slam (la conquista de los cuatro grandes), algo que ningún otro junior había conseguido y que no ha sido igualado hasta hoy.