La casa de la familia Mendiola Sánchez, que aún llora la muerte de su pequeña Karina. / Rosa Fuentes

Nacionales

Unas 47 personas se suicidaron en San Miguel en un año Psiquiatra advierte que las personas deben buscar ayuda con solo tener un pensamiento suicida. La tristeza es una de las razones para buscar un médico.

Rosa Fuentes

lunes 25, enero 2021 • 4:45 am

Compartir

El árbol de mango que la familia Mendiola Sánchez tenía en su casa fue talado hace un tiempo. Ese árbol que les había dado frutos, también les traía los peores recuerdos de su vida: ver a su hija Karina, de 11 años, muerta.

“Ya cortamos el árbol donde ella se colgó de un lazo, nos afectaba mucho verlo ahí, en el patio”, dice don Douglas Mendiola, señalando el lugar donde una vez estuvo el árbol.

“Jamás hubiese creído que mi hija tenía pensado quitarse la vida. Aquí era una niña normal, ayudaba en todo y también tenía su tiempo de diversión como toda niña”, añade.

Las razones para tomar la decisión de quitarse la vida, también llevó a otras 46 personas más en el departamento de San Miguel, a la misma conclusión: suicidarse.

Según datos de la Fiscalía General de la República, entre enero del 2020 y lo que va de enero del 2021, 37 hombres, ocho mujeres y dos menores de edad se han quitado la vida.

Por la misma fecha cuando Karina tomó esa decisión, la Fiscalía registra otras personas que también se suicidaron, con la diferencia que ellos tomaron “mata rata”.


“La mayoría de estos suicidios se han registrado en San Miguel,  Moncagua, Nueva Guadalupe, Chirilagua, Ciudad Barrios, San Gerardo, El Tránsito, Sesorí y Chinameca.” asegura una fuente de la FGR.

 

Las razones de Karina.

Cursaba el quinto grado y, según sus papás, Karina era muy aplicada. “Era 18 de septiembre de 2020, ese día es inolvidable. Encontramos a Karina colgando de un lazo, en una rama del árbol de mango”, cuenta su papá. Su hermanita menor fue la primera en verla muerta.

Era la tercera hija de los Mendiola Sánchez de una parentela de seis, una familia dedicada a la agricultura en el caserío Las Piedritas, cantón Conacastal, Chinameca, departamento de San Miguel.

Los papás de Karina dicen que nunca se les cruzó por la cabeza que su hija quisiera suicidarse, solamente recuerdan que la niña había pedido vivir sola con su abuela paterna, a dos kilómetros de su casa.

La cabeza de hogar de los Mendiola tiene una teoría, y es que la niña no soportó ver a su mamá postrada, después de haber recibido la descarga de un rayo.

La psiquiatra, Maritza Portillo, explica que hay un repunte de casos de suicidio, cuyas causas podrían ser la pandemia del covid-19, pero afirma que las razones son diversas.

“Es una lista de varios factores que desencadenan que el paciente tome esta decisión, también en algunos casos interfieran trastornos que en ocasiones las personas tienen un acúmulo que conlleve a la toma de una decisión”, afirma Portillo.

Según la especialista, lo importante es buscar atención médica cuando se empiezan a presentar problemas emocionales. “El hecho de solo pensar en suicidarse, eso ya requiere asistencia psicológica y más cuando el paciente ya tiene un antecedente de haber intentado quitarse la vida”, agrega.

La psiquiatra asegura que la crisis de la pandemia podría generar entre las personas estrés por el miedo a contagiarse, estrés por el encierro y depresión por la pérdida de un ser querido y en algunos casos la pérdida de empleo, que son causas para tomar decisiones tan equivocadas.

“La familia debe aprender a comprenderse y a conocerse y si notan que algunos parientes se muestran tristes, aislados y alejados de todos; deben de acercarse y ofrecerse hablar de lo que acontece ya sea por una pérdida de alguien cercano o de pérdidas laborales”, añade Portillo.

La experta dice que hay un incremento del 40 % de las consultas por salud mental en los hospitales Militar y San Juan de Dios, en San Miguel.