En nuestro amado país la historia nos muestra evidencia que a los salvadoreños no hemos sido educados y enseñados sobre los beneficios de vacunación en términos generales; primero como niños y niñas dependemos de la voluntad y decisión de nuestros padres, y luego como jóvenes y adultos son decisiones propias. En el marco de la pandemia por el Covid-19 El Salvador fue uno de los primeros países en América Latina en disponer de vacunas de varios laboratorios antes de cumplir el primer año del primer caso en nuestro país.

Opinión

Una campaña que derribe los mitos contra la vacunación Es indispensable emprender y profundizar una campaña nacional de educación, de concientización, que derribe los principales mitos, mentiras, temores de la población en especial de nosotros los hombres.

Ricardo Sosa / Criminólogo @jricardososa

martes 19, octubre 2021 • 12:00 am

Compartir

En nuestro amado país la historia nos muestra evidencia que a los salvadoreños no hemos sido educados y enseñados sobre los beneficios de vacunación en términos generales; primero como niños y niñas dependemos de la voluntad y decisión de nuestros padres, y luego como jóvenes y adultos son decisiones propias. En el marco de la pandemia por el Covid-19 El Salvador fue uno de los primeros países en América Latina en disponer de vacunas de varios laboratorios antes de cumplir el primer año del primer caso en nuestro país.

Desde inicios de marzo del 2021 se han recibido al menos 40 lotes de vacunas que suman más de 12 millones de dosis, y que representa ya en la práctica que al 17 de octubre del 2021 son 8,141, 990 total de dosis, de las cuales 4,239,093 tienen aplicada la primera dosis, 3,601,685 con segunda dosis, y 301,212 con la tercera dosis.

La meta inicial de gobierno fue de 5,700,208 desde los seis años de edad, que representa el 90% de la población estimada para el año 2021 en El Salvador, lo que es igual a que al menos 2,098,523 personas no se han vacunado de la meta inicial del gobierno. Pero si usted amigo y amiga lectora puede revisar los datos expuestos se disponen ya de más de 12 millones de vacunas por lo que nuestro país está hasta el fin de semana en la capacidad de vacunar al menos seis millones de personas, y sobre pasar la meta, y sin duda seguirán adquiriendo vacunas por lo que tenemos la posibilidad de vacunar al 100% de la población meta.

La semana anterior visité el Hospital Nacional General de Neumología y Medicina Familiar Dr. José Antonio Saldaña para aplicarme mi tercera dosis, llegué puntual a mi cita, y desde el portón la atención fue de alta calidad, todo el personal del hospital son muy atentos, serviciales, empáticos, con una gran actitud de servicio; al llegar a la zona de la vacunación fue tan lamentable observar que no existía nadie en el área, no se había presentado ningún salvadoreño por ninguna de las tres dosis, toda el área de atención solo contaba con mi visita; pero el personal presentaban su mejor rostro, y sonrisa, desarrollaban cada uno de los protocolos y pasos.

Al llegar a la zona de observación el paso final, y encontrarme solo en toda en esa zona, pude percibir la sensación de impotencia de todo el personal de salud de primera línea experimenta al darse cuenta de que la ciudadanía no quiere vacunarse. Los congeladores se encontraban con todas las vacunas disponibles, pero los ciudadanos no acuden.

Es indispensable emprender y profundizar una campaña nacional de educación, de concientización, que derribe los principales mitos, mentiras, temores de la población en especial de nosotros los hombres. La cual sugiero debe ser por prensa, radio, televisión, medios digitales, redes sociales, vallas y pantallas LED y estacionarias, mupis, a la cual nos sumemos todas y todos. Que pongamos a disposición nuestras redes sociales personales, que las empresas, comercios, negocios se sumen también a la campaña, es momento que se generen promociones y descuentos especiales a los que muestren su cartilla de vacunación completa con dos dosis al menos.


Ayudemos al gobierno que en mi opinión ha hecho un gran esfuerzo y liderazgo en poner a disposición las vacunas desde marzo 2021, hubo capacidad de gestión y voluntad política. Ahora debemos apoyar para que los que faltan sean animados, orientados, educados y nos tomemos el tiempo de sumar a uno al proceso de vacunación. Impactemos nuestro entorno, compartamos nuestra experiencia y testimonio. Y a estas alturas todos conocemos y hemos perdido a un familiar, amigo cercano, compañero de trabajo, vecino que ya no está con nosotros por no vacunarse. Busquemos y animemos a otras y otros por amor al prójimo. Debemos de morir ancianos y llenos de vida, no por Covid-19