Editorial

martes 2, octubre 2018 • 12:00 am

Una campaña de propuestas y no de ataques

Compartir

Hoy se inicia oficialmente la campaña electoral para las elecciones presidenciales de febrero próximo. Cuatro fórmulas presidenciales tienen el enorme desafío de presentar propuestas y planes que convenzan a los ciudadanos que son la mejor opción para gobernar.

Algunas de esas fórmulas no basan sus campañas y mucho menos sus planes en propuestas viables sino en una estrategia de confrontación, en el fomento del odio e incluso en insultos a través de una red de troles en redes sociales. Es el afán del poder por el poder, sin importarle realmente el pueblo al que buscan convencer. Pero el fomento del odio y la confrontación nunca serán buenos para el país y son un potencial bumerang porque al llegar al poder no se tiene la capacidad para gobernar, como se ha visto en Venezuela, Ecuador o Nicaragua.

“No se puede cosechar lo que no se siembra. ¿Cómo vamos a cosechar amor en nuestra República, si sólo sembramos odio?”, decía Monseñor Romero.

Los salvadoreños merecemos algo más que insultos y bajezas de campaña. La changoneta electoral debe terminar y los candidatos deben mostrar que realmente tienen la capacidad para entender los graves problemas nacionales y proponer soluciones realistas ante ellos.