Editorial

miércoles 18, agosto 2021 • 12:00 am

Una buena noticia para la economía del país La previsión de crecimiento económico divulgada por el BCR es una excelente noticia para los salvadoreños, un buen paso en la recuperación

Compartir

La recuperación económica del país da motivos para ser optimista, según las cifras divulgadas esta semana por el Banco Central de Reserva que han elevado la previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) a un 9 %, gracias a elevadas proyecciones en el aumento exportaciones y la recepción de remesas.

La pandemia había afectado duramente la economía del país el año pasado y este rebote muestra cómo el país va recuperándose progresivamente. El BCR señala que con esta previsión, la economía prácticamente habría borrado el bache provocado por la pandemia del covid-19 en 2020, cuando el PIB cerró en -7.9 %, la peor caída en la actividad económica en 40 años.

Este año, el 94 % de las actividades exportadoras reportan crecimientos en los primeros siete meses de 2021 y a la cabeza están la exportación de camisetas que reporta un alza del 64 % y la de suéteres 137 %. Ambos suman $696 millones.

De manera que la industria textil sigue siendo clave para la generación de empleos y riqueza para el país, sin dejar de lado los ingresos por la venta de café que están en alza y suman $101 millones. La exportación de azúcar reporta  $124 millones.

La producción nacional llega a 84 países, pero el 44 % de nuestros productos está destinado para Centroamérica y el 41 % es para el mercado estadounidense.

También hay que darle importancia a las remesas que envían los salvadoreños desde el exterior que han enviado en los primeros siete meses de 2021, $4,284.9 millones, una cifra 39.5 % mayor a lo registrado en el mismo período del año pasado.

Estos datos son sumamente optimistas para el país y sería extraordinario mantener ese nivel de crecimiento porque fomenta el desarrollo, el empleo y la generación de riqueza. Para que sigamos por ese camino, el país necesita certidumbre, predictibilidad y seguridad jurídica y el Gobierno debe trabajar de la mano de los inversionistas para lograr el clima de negocios apropiado para ello.