Cada quien tendrá ideas para contribuir a disminuir el congestionamiento vial en las principales arterias de las ciudades del país, especialmente en las horas pico, las cuales desde hace años son desde las 6:00 de la mañana (o antes) hasta las 8:00 p.m. (o después).  Y es que cuando San Salvador y las ahora grandes ciudades del interior del país fueron planificadas a nadie se le ocurrió que llegaría el día en que las angostas calles y avenidas serían insuficientes para albergar el flujo de tanto vehículo. Ya son más de 1.3 millones de vehículos que circulan casi a diario en El Salvador

Opinión

Un “sistema de grúas”

Jaime Ulises Marinero / Periodista @ulisesmarinero

martes 29, junio 2021 • 12:00 am

Compartir

Cada quien tendrá ideas para contribuir a disminuir el congestionamiento vial en las principales arterias de las ciudades del país, especialmente en las horas pico, las cuales desde hace años son desde las 6:00 de la mañana (o antes) hasta las 8:00 p.m. (o después).  Y es que cuando San Salvador y las ahora grandes ciudades del interior del país fueron planificadas a nadie se le ocurrió que llegaría el día en que las angostas calles y avenidas serían insuficientes para albergar el flujo de tanto vehículo. Ya son más de 1.3 millones de vehículos que circulan casi a diario en El Salvador

Se han construido nuevas carreteras de acceso y salida a las grandes ciudades, pero éstas suelen ser una alternativa viable por poco tiempo, pues luego se convierten en embudos por la cantidad de vehículos transitando sobre ellas y el crecimiento urbanístico en la zona, un ejemplo es el bulevar Integración, el cual antes era una vía poco transitada y hoy es una de las más congestionadas en determinadas horas.

Hay varios factores que inciden en los grandes atascamientos, el principal es la cantidad de automotores y el crecimiento poblacional y urbanístico. Con una buena planificación algo se puede incidir para que el tráfico mejore su fluidez. Es obvio que el parque vehicular seguirá en aumento, que cada vez seremos más salvadoreños y que las ciudades seguirán creciendo hacia todas partes, por lo tanto los congestionamientos seguirán incrementándose y siendo cada vez más difícil de enfrentar.  Un factor controlable es eliminar los obstáculos sobre las arterias y las calles y avenidas citadinas. En esto puede contribuir, y mucho, el Ministerio de Obras Públicas y las alcaldías municipales. Hay calles tomadas por las ventas (y cualquier tipo de negocio) en uno o más  carriles que exponen la seguridad del peatón y de los mismos conductores y que generan enormes congestionamientos. Hay que crear ordenanzas que ayuden a descongestionar las aceras para los peatones  y las vías para el tráfico vial.

Otro factor controlable y el motivo de mi propuesta, son los vehículos quedados por cualquier circunstancia (varados, accidentes) que en ocasiones generan monumentales congestionamientos y por ende el consumo exorbitante de combustible, así como una masiva contaminación del medio ambiente.

Ante los anterior una propuesta que yo le llamo “sistema de grúas” es la posibilidad de crear reformas legales u ordenanzas municipales que permitan evacuar cuanto antes a los vehículos quedados. Para ello se puede crear un “sistema de grúas” que se accionen de inmediato (y con sirena abierta) para retirar esos vehículos (cuyos conductores deben pagar una multa). Las grúas pueden estar estacionadas en sitios estratégicos de aquellas calles o vías identificadas como de alta concentración de tráfico, verbigracia el bulevar Integración, la calle de Los Chorros, la autopista al aeropuerto, el bulevar del Ejército, la alameda Roosevelt, el bulevar Los Héroes, el centro de las grandes ciudades, el bulevar Venezuela y un largo etc.

El Gobierno o las alcaldías pueden dar en concesión para que haya una o varias empresas integradas al “sistema de grúas”. Por supuesto que esto conllevaría todo una legislación, por ejemplo cómo responder a los congestionamientos generados por accidentes viales con consecuencias fatales. En el caso de accidentes con daños materiales se debe dar potestad a los agentes de tránsito de la PNC y a los gestores de tránsito para que cuanto antes levanten un acta y tomen las fotografías pertinentes, a efecto que sean pruebas en los tribunales y que sean motivo de validez para las aseguradoras, pues de todos es sabido que las empresas que aseguran automotores a veces tardan horas en llegar al sitio del percance a efecto de hacer la inspección.


Con el caso de las personas heridas, incluso fallecidas, donde se hace necesaria la intervención de los cuerpos de socorro, la Fiscalía General de la República y el Instituto de Medicina Legal, hay que buscar mecanismos que permitan cuanto antes atender estos casos. Crear una especie de oficina de atención inmediata de percances viales, bajo jurisdicción de la Dirección de Tránsito y en coordinación con las instituciones involucradas, para retirar y auxiliar  a las víctimas y a la vez descongestionar las vías. Un sistema de grúas será un gasto para el Estado, pero nada comparable con los beneficios que traería para los cientos de miles de salvadoreños (conductores y usuarios)  que a diario sufrimos las consecuencias de la “modernidad” reflejada en congestionamientos viales que nos hacen perder tiempo y dinero por el gasto de combustible.