Editorial

sábado 17, marzo 2018 • 12:00 am

Un segundo golpe a las finanzas de los pandilleros

Compartir

Las autoridades dieron ayer un fuerte golpe a las finanzas de la pandilla MS13 por segunda vez en un mes, un operativo que desnudó la manera cómo estos delincuentes están lavando su dinero con negocios de fachadas e inversiones.

Son 63 bienes los que han sido incautados, entre ellos, hoteles, viviendas, una hacienda, iglesias, una funeraria, restaurantes, salas de belleza, spa y varias unidades de la ruta 97. Incluso una residencia en una urbanización de clase media alta.

Las autoridades deben seguir dando una batalla interminable para rastrear las operaciones financieras de las pandillas y así ahogar su accionar cada vez más terrorífico, a la par de una represión inteligente a sus acciones. Seguramente debe ser un modus operandi de la pandilla en todo el país.

Esta banda, junto a su rival, la pandilla 18, son en gran medida el principal obstáculo para que nuestra economía crezca y se desarrolle; sus extorsiones y la zozobra que siembran provocan que muchos dejen de invertir en el país. Son los principales enemigos del emprendedurismo de los salvadoreños honrados y dan una pésima imagen a El Salvador. Las autoridades deben seguir atacando los negocios y actividades financieras de las pandillas que se lucran con las extorsiones y otros delitos que asfixian a la sociedad.