La jueza Barrett junto a Trump al momento de ser nominada./AFP

El Mundo

Un salvadoreño fue víctima de una decisión judicial de la jueza Barrett La jueza propuesta por Trump para la Corte Suprema tiene un récord contra migrantes.

Álvaro Cruz Rojas con reportes de agencias internacionales.

lunes 28, septiembre 2020 • 8:15 am

Compartir

Amy Coney Barrett, la jueza nominada por el presidente estadounidense Donald Trump, tiene un récord judicial contra los migrantes y al menos un ciudadano salvadoreño que buscaba asilo en aquel país, fue víctima de su criterio jurídico.

Barrett votó a favor de deportar a un solicitante de asilo que afirmó que enfrentaría tortura si era enviado de regreso a El Salvador. Se trataba del salvadoreño Gerson Eliseo Alvarenga Flores, un hombre detenido que intentaba cruzar la frontera hacia Estados Unidos, debía ser enviado a  El Salvador porque su afirmación de que estaba en peligro allí "carecía de credibilidad".

Alvarenga Flores dijo que fue amenazado por pandilleros a quienes presenció asesinar a su amigo y solicitó asilo en Estados Unidos bajo la Convención contra la Tortura. Los jueces que asistieron al caso encontraron varias inconsistencias en su historia, así como otros problemas. Sus hallazgos fueron respaldados por evidencia sustancial.

Pero el fallo fue controvertido: otro juez citó la decisión de Barrett como una evidencia que "siempre parece elegir la interpretación más dura y cruel" de la ley.

Alvarenga buscaba asilo, suspensión de la deportación y reparación en virtud de la Convención contra la Tortura porque temía la tortura y persecución de los pandilleros si regresa a El Salvador.

Barrett también tató de negar las tarjetas de residencia a los inmigrantes que utilizaban cupones de alimentos. Barrett discrepó mientras sus compañeros jueces del Séptimo Circuito mantuvieron un bloqueo temporal a una política de Trump que perjudica a los solicitantes de tarjetas de residencia permanente que reciben asistencia pública. Esto incluye beneficios sociales y financieros como cupones de alimentos y Medicaid.


Los jueces que fallaron a favor del bloqueo dijeron que los inmigrantes "soportarían la peor parte" de la regla y podrían correr el riesgo de sufrir daños si renunciaban a la atención médica preventiva para tratar de fortalecer su caso de permanecer en Estados Unidos. Los otros jueces también señalaron que esto sería particularmente peligroso en medio de una pandemia.

Otras decisiones controvertidas

En 2019, Barrett votó también en contra de defender la ley federal y de Wisconsin que prohíbe a los delincuentes condenados poseer armas. Rickey Kantar, un empresario local que anteriormente se había declarado culpable de fraude postal, trató de desafiar estas leyes alegando que sus derechos de la Segunda Enmienda deberían garantizarle el acceso a armas de fuego como delincuente no violento.

Pero los jueces Joel Flaum y Kenneth Ripple designados por Reagan no fallaron a su favor, señalando que esas leyes están "sustancialmente relacionadas con un importante interés del gobierno en prevenir la violencia armada".

Barrett discrepó, indicando su apoyo a los derechos de armas. Ella escribió: La historia es consistente con el sentido común: demuestra que las legislaturas tienen el poder de prohibir que personas peligrosas posean armas. Pero ese poder se extiende solo a las personas que son peligrosas.

Barrett también votó en contra de las penas para los guardias penitenciarios que hirieran a los reclusos. John McCottrell y Dustin Clay, que estaban presos en una prisión en Illinois, intentaron presentar cargos contra dos guardias que los golpearon con perdigones de sus escopetas. Su caso fue devuelto a los tribunales inferiores por el Séptimo Circuito debido a la falta de `` hechos materiales '', pero Barett se puso del lado de los guardias, defendiendo su defensa de que disparar sus armas era necesario como un disparo de advertencia para otros presos que estaban peleando.

Según los informes, "se basó en gran medida" en un informe interno de la prisión para llegar a su conclusión, que, según señalaron otros jueces, también encontraron que los guardias habían utilizado "una cantidad irrazonable" de fuerza.

Un nombramiento vitalicio

Con apenas 48 años, su nombramiento de por vida garantizaría una fuerte presencia conservadora durante décadas en la corte, pero sus antecedentes serían un nuevo foco de tensión en un país ya polarizado, por ser la antítesis de Ruth Bader Ginsburg ,"RBG", la defensora de los derechos de las mujeres que falleció la semana pasada.

Católica practicante y madre de siete hijos, incluidos dos adoptados de Haití y un pequeño con síndrome de Down, Barrett se opone al aborto, uno de los temas claves dentro de la polarización cultural que domina la actualidad de Estados Unidos.

Tras pasar la infancia en Nueva Orleans, en el sur conservador, se convirtió en una de las mejores estudiantes de la escuela de derecho de Notre Dame en Indiana, institución en la que enseñó durante 15 años.

Al comienzo de su carrera como abogada, trabajó como secretaria del renombrado juez conservador de la Corte Suprema Antonin Scalia y adoptó su filosofía "originalista" que entiende la Constitución tal como estaba destinada a ser leída en el momento de su redacción, en contraposición a la interpretación más progresista.

Elogiada por sus argumentos legales finamente pulidos, la profesora universitara tiene un flanco débil: su escasa experiencia como jueza federal, un cargo que solo ha ocupado desde 2017, tras ser nombrada por Trump.

Su proceso de confirmación en el Senado, obligatorio según la Constitución estadounidense, fue polémico en aquel momento. Una frase lapidaria de la veterana demócrata Dianne Feinstein quedó para el recuerdo. "El dogma vive ruidosamente dentro de ti", le dijo a la jueza.

La declaración fue utilizada por los partidarios de Barrett para acusar de intolerancia a la propia Feinstein, y solo sirvió para impulsar su figura entre la derecha religiosa.