Elizabeth de Calderón recibirá hoy el reconocimiento como Miembro Honorario de Fusades 2020.

Política

Un reconocimiento a los 32 años de labor social de Elizabeth de Calderón El galardón de Miembro Honorario es el máximo reconocimiento que entrega Fusades desde 1987.

Propio

miércoles 2, diciembre 2020 • 3:45 am

Compartir

Elizabeth Aguirre de Calderón, exprimera dama de la República entre 1994 y 1999 y fundadora del Comité de Proyección Social, es la seleccionada por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) para recibir hoy el reconocimiento “Miembro Honorario 2020”, por ser una destacada profesional con una amplia trayectoria personal y profesional y con un alto espíritu de servicio.

El reconocimiento se enmarca en los 32 años de trayectoria de labor social que inició desde que su fallecido esposo, Armando Calderón Sol, ocupó la silla edilicia de San Salvador y posteriormente la presidencia de la República.

 

Inicios.

El 4 de junio de 1988 inició la labor del Comité, que trabajó de cerca con el concejo municipal, que tuvo entre sus primeros proyectos las guarderías en los mercados municipales. “Tuvimos la bendición de poder dejar todas las guarderías funcionando, con un personal con mucha mística”, expresó.

El salto del trabajo municipal hacia la entonces Secretaría Nacional de la Familia que dirigía la primera dama, significó un trabajo diferente que no era tan cercano a las personas como doña Elizabeth lo hubiera deseado, “por la parte protocolaria”. Y es que asegura que el contacto con las personas es vital.


“Yo siento que este reconocimiento se le debe a mi esposo, a mi adorado Armando, quien hace tres años lo perdí, el 9 de octubre; pero siempre lo recuerdo porque fue mi mejor guía, mi mejor compañero, mi mejor asesor y mi máximo apoyo en todo”, comentó.

“Fue una gran sopresa, jamás lo esperé. Pero sí ha sido un gran estímulo para mí saber que estamos trabajando en la línea correcta”. Elizabeth de Calderón, galardonada

Proyectos.

Justamente en honor a la memoria de su esposo, en octubre de 2018 el Comité de Proyección Social inauguró el albergue Misericordia, “Dr. Armando Calderón Sol”, destinado para beneficiar a pacientes con cáncer que no tienen posibilidades económicas de pagar alojamiento mientras realizan sus tratamientos médicos.

Debido a la pandemia del covid-19, las instalaciones tuvieron que cerrarse para no poner en riesgo a los pacientes con cáncer. No obstante, mantiene la expectativa que pondrán replantearse la atención con otras estrategias. Cuenta con la asesoría del doctor Jorge Panameño.

“Luego nosotros ayudamos también a las personas con VIH/Sida. Todos los primeros viernes del mes ellos se reúnen, se les regala su canasta básica”, afirmó. Asisten a 221 personas y les apoyan para que puedan recibir su medicamento en los Hospitales Zacamil, Militar y Rosales.

Otros de los proyectos tienen que ver con los centros de formación que están ubicados en los municipios de San Salvador, Santa Tecla, La Libertad, San Miguel, Sonsonate y Ahuachapán. Están financiados con Insaforp y con la cooperación internacional.

“Ha sido como la herramienta que tanto los adultos como los jovenes pueden ocupar para la búsqueda de una oportundiad. Capacitarse en los diferentes talleres, tenemos carpintería, mecánica de banco, electricidad, escuela de manejo, cosmetología, corte y confección”, manifestó doña Elizabeth.

Los centros estuvieron cerrados por la pandemia, pero asegura que estaban pendientes del personal. Con la venta de servicios en los centros logran subsidiar los programas sociales.

“Soy de las que comparto que las redes sociales hacen más daño que bien. La verdad, tengo mis tres hijos jóvenes y me vienen comentando”. Elizabeth de Calderón, galardonada

Unidad.

Doña Elizabeth reitera que un eje principal del trabajo social está en el voluntariado y que la junta directiva del Comité está evaluando el replanteamiento del trabajo a realizar. “Estamos haciendo un diagnóstico de qué centros vamos a cerrar. Lastimosamente no se pueden mantener todos”, agregó.

También considera que es importante la transparencia y rendición de cuentas.

“Mi esposo tenía un dicho: la moneda tiene dos caras, lo económico y lo social”, recordó y aprovechó en hacer un llamado a los jóvenes para que se involucren en el trabajo social. “La construcción de El Salvador tiene que ser de todos”, reiteró.

Convencida de que es importante el involucramiento de las nuevas generaciones, comentó que está impulsado a sus hijos a tomar el liderazgo en esta labor. Aunque no es usuaria de redes sociales, son ellos quienes la mantienen al tanto de lo que acontece en el ciberespacio y la política.

También reconoce que la falta de diálogo es uno de los mayores obstáculos para alcanzar el desarrollo del país. “El entenderse como seres civilizados, guardar un diálogo con respeto y con armonía es lo que va a hacer también el desarrollo del país. Esos tres poderes juntos”, enfatizó.

 

Proyectos para atención de las mujeres salvadoreñas

Promovió la formulación de la Política Nacional de La Mujer y fundó el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU), que es una organización interinstitucional con participación de entidades de gobierno y sociedad civil.