Editorial

martes 6, noviembre 2018 • 12:00 am

Un proyecto de buenas intenciones pero sin dientes

Compartir

La Presidencia de la República y las alcaldías discuten un nuevo proyecto de ley que les daría a las municipalidades mayores facultades en las áreas de seguridad, salud y educación, algo que en el papel suena muy bien pero que genera muchas dudas sobre su realismo a la hora de ponerlo en práctica.

Las comunas siempre se han quejado de la falta de recursos y en muchos casos han sido incapaces de cumplir con las obligaciones que tienen por ley, de manera que agregarles otras facultades solo traería mayores frustraciones a la ciudadanía.

¿Se puede pedir a las comunas que den mantenimiento de equipo e infraestructura pública en salud, educación, caminos, Policía Nacional Civil (PNC), medio ambiente, agricultura y prevención de violencia cuando no pueden ni mantener sus calles o recolectar la basura? Difícilmente.

Si de lo que se trata es de que las alcaldías busquen más recursos estatales entonces tampoco habremos solucionado nada. Las municipalidades deben mejorar su sistema de recaudación y cobro de impuestos, así como actualizar sus registros catastrales para poder tener más fondos. El Ejecutivo tampoco puede desprenderse de sus obligaciones para trasladarlas a alcaldías que, en la mayoría de los casos, no son sostenibles. De manera que como bien dijo un alcalde, es un proyecto de buenas intenciones, pero sin dientes.