Editorial

lunes 19, febrero 2018 • 12:00 am

Un oportuno golpe al crimen organizado

Compartir

Las autoridades propinaron esta semana un fuerte golpe a una red que lavaba dinero de las extorsiones de una de las pandillas a través de autolotes, cervecerías, salas de masaje, ranchos de playa, buses y microbuses.

El Fiscal General decía que la operación era el resultado de casi dos años de investigación en contra de la estructura financiera de la Mara Salvatrucha, una de las mayores responsables de la violencia homicida, las extorsiones y el clima de terror que vivimos en El Salvador. También esta banda es la peor mancha de nuestros migrantes en Estados Unidos, donde unos pocos han ensuciado el prestigio tradicional de nuestros  laboriosos connacionales.

El golpe a las finanzas de esta banda, que ha evolucionado hasta ser una mafia de crimen organizado, no debe ser el único, al contrario, debería ser el inicio de una batalla interminable para seguir sus operaciones financieras y así ahogar su accionar cada vez más terrorífico, a la par de una represión inteligente a sus acciones.

Esta banda, junto a su rival, la pandilla 18, son en gran medida el principal obstáculo para que nuestra economía crezca y se desarrolle, sus extorsiones y la zozobra que siembran provoca  que muchos dejen de invertir en el país. Son los principales enemigos del emprendedurismo de los salvadoreños honrados.