A la fecha, hay más de mil millones de fumadores, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se estima que seguirán existiendo para 2025. Con tantas personas que van a continuar fumando, tiene sentido que innovemos y ofrezcamos mejores alternativas a estas personas.

Opinión

Un mundo libre de humo mediante la ciencia

Dra. Andrea Costantini / Médico especialista en farmacología clínica Líder regional de Asuntos científicos para América Latina y Canadá Phillips Morris Internacional

sábado 20, marzo 2021 • 12:00 am

Compartir

A la fecha, hay más de mil millones de fumadores, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, se estima que seguirán existiendo para 2025. Con tantas personas que van a continuar fumando, tiene sentido que innovemos y ofrezcamos mejores alternativas a estas personas.

En Philip Morris International hemos invertido más de US$ 7,2 mil millones de dólares en la ciencia y la investigación del desarrollo de productos libres de humo a lo largo de más de una década, y empleamos a más de 400 científicos, ingenieros y técnicos de clase mundial para ayudarnos.

Las alternativas libres de humo, no usan la combustión, no quema. La ciencia ha demostrado que es en el humo donde se concentran la mayor cantidad de sustancias tóxicas y potencialmente tóxicas al fumar. Al no haber combustión y no haber humo, se puede reducir hasta un 95% la concentración de esas sustancias tóxicas. Si bien no es inocuo y la nicotina es una sustancia adictiva, reduce la exposición a estas sustancias nocivas.

Ya estamos en 57 mercados, en Japón que ha sido de los primeros en introducir en el mercado estas nuevas alternativas se ha reducido en un 37% el consumo de cigarrillos. En Centroamérica, ya son dos los países que entraron al cambio por un mundo libre de humo. Y deseamos que El Salvador sea también un país libre de humo.

Con esta transformación podemos generar un impacto positivo en la salud pública, pero solo cuando un gran número de estos fumadores que van a continuar fumando cambian de cigarrillos a estos productos de riesgo reducido para las personas. Y en ese camino, el año pasado laAdministración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) otorgó la autorización para la comercialización denuestro nuevo producto IQOS, el sistema de tabaco calentado electrónicamente, como un producto de tabaco de riesgo modificado (MRTP).

Al hacerlo, la FDA encontró que otorgar una orden de modificación de la exposición para IQOS es adecuado para promover la salud pública.


Pero como en toda la historia del desarrollo humano, lainnovación necesita la participación de cada vez más sectores de la sociedad, tanto de la industria, la ciencia, la academia y autoridades de cada país. En distintos sectores de la economía se ha comenzado a hablar del concepto de reducción de daño como abordaje para potenciar la innovación orientada al beneficio de la sociedad.

Nuestra visión es contar con un mundo libre de humo y generar un impacto positivo en la vida de los adultos fumadores activos que van a continuar fumando y con una comercialización responsable con la que contribuiremos a la salud pública de toda la población.

Confiamos en que la combinación de liderazgo gubernamental y nuestras capacidades acelerará drásticamente los esfuerzos para reducir la carga sanitaria del tabaquismo y construir un futuro libre de humo en el mundo, incluido El Salvador.