Deportes

Un mito mágico edificado entre letras y concreto Periodistas gaditanos ya han dedicado tres libros al icónico futbolista salvadoreño, aunque Jorge González siempre quiso dejar una obra “con goles narrados” por él.

Astrid Mejía

miércoles 13, marzo 2019 • 8:16 pm

Compartir

Jorge González ha dejado su magia e innumerables leyendas en cada rincón que pisó, pero donde más afloró ese misticismo fue, sin duda, en su paso por Cádiz, España, en la década de los 80 y principios de los 80, anécdotas e historias del salvadoreño más querido que varios periodistas y escritores han intentado retratar con su pluma, pero, como dice Jorge, todas serán aproximaciones para intentar crear un personaje, mientras él no escriba su propio libro “con goles narrados por mí, que no los narre otra gente, ni que les ponga música que no venga al caso”.

Algunos de los libros inspirados en el icónico futbolista salvadoreño son “Mágico González, la leyenda”, publicado en 2015 por el periodista y escritor gaditano Enrique Alcina Echeverría, el cual trata la etapa de Jorge como futbolista profesional y también su peculiar "personalidad", aunque ahondar mucho en la vida privada del exjugador.

Alcina reconoce que al Mágico "le gustaba alternar y salir por la noche", una costumbre de este personaje que generó variadas "anécdotas", algunas ciertas y otras que "podrían ser mentira", avisa el escritor.

En 2018 fueron publicados otros dos libros sobre el único futbolista salvadoreño que ha sido investido en el Salón de la Fama: “Mágico González, retratado por Kiki”, lanzado en noviembre fotógrafo gaditano, Joaquín “Kiki” Hernández, y “Mágico González, detrás de un genio”, que salió a las librerías en diciembre, cuyo autor es el tertuliano deportivo gaditano Eduardo de la Pascua.

El primero es una obra denominada por el propio Kiki como un “álbum fotográfico” debido a que cuenta con más de 200 fotos en las que “pretende plasmar lo que supuso y aún hoy supone el paso del Mago por Cádiz y el Cádiz desde su llegada en 1982” y, el segundo, hace una aproximación al futbolista, pero también a la persona, tras una amistad forjada con Jorge y también a través de testimonios de jugadores que convivieron con el cuscatleco.


Jorge también ha sido edificado en los estadios que fueron hechizados con su magia. En 2003, la Asamblea Legislativa nombró el estadio nacional Flor Blanca como Jorge "Mágico" González, por el legado que el futbolista ha dejado al país y, en 2018, el Cádiz CF denominó un acceso del estadio Carranza con el nombre de su ídolo, con motivo de su cumpleaños 60.