Editorial

jueves 16, agosto 2018 • 12:00 am

Un mes sin Sala y el riesgo del retroceso institucional

Compartir

Se cumplió un mes de no tener Sala de lo Constitucional y los diputados de la Asamblea Legislativa siguen en el estira y encoge para elegir a los cinco magistrados, sin tomar en cuenta méritos o trayectoria, sino los intereses propios de cada grupo político.

Una diputada arenera lo puso en los términos más apropiados: la falta de consensos es fruto de la “cherocracia”, hay diputados y grupos políticos a los que no les interesan ni las entrevistas ni las evaluaciones hechas a los candidatos a magistrados, sino elegir a quien puedan controlar, a su chero, al que no les dé problemas a la hora de las sentencias y decisiones claves.

Si esto es así y finalmente la cherocracia deja de lado la meritocracia, tomando en cuenta condiciones políticas y no trayectorias o preparación académica, entonces estaremos ante un grave y profundo retroceso institucional.

Hay una enorme falta de seriedad en la negociación política en la Asamblea. Está claro que el principal obstáculo es la candidatura de la procuradora general a la Sala de lo Constitucional, una funcionaria de la que no se conoce ninguna trayectoria necesaria para este puesto. Pero condicionar el retiro de su candidatura al retiro de otros aspirantes bastante preparados y serios, nos habla de cómo los partidos se atrincheran encaprichados en nombres, sin tener una visión clara de la institucionalidad democrática y la independencia de poderes.