Editorial

lunes 22, octubre 2018 • 12:00 am

Un incremento salarial que debe ser frenado

Compartir

Una de las principales razones por las que la Asamblea Legislativa tiene la pésima imagen que tiene es la trayectoria de los diputados de recetarse beneficios personales, llámese viáticos de viaje, camionetas de lujo, asignaciones presupuestarias, etc. En varias ocasiones, incluso intentaron aumentarse el salario pero fueron frenados por el rechazo popular.

La repulsa de la población hacia la clase política vino de ese comportamiento y mucho más después de las revelaciones de corrupción de las últimas dos administraciones presidenciales.

Por eso es inexplicable que viendo esos ejemplos, se repita de alguna manera esa conducta en la Corte de Cuentas de la República, una institución bastante cuestionada por su inoperancia en el combate a la corrupción.

El aumento salarial que se han decretado los magistrados es inmerecido, así como la cantidad de vehículos asignados y las justificaciones que se dan para una serie de gastos onerosos dentro de la institución. No se puede seguir derrochando dinero y mucho menos desde una institución que está llamada a cuidarlo. La Corte de Cuentas debe revertir esa propuesta de aumento a sus magistrados y sino, la Asamblea Legislativa que se encargue de frenarlo al aprobar el presupuesto 2019.