Editorial

jueves 10, mayo 2018 • 12:00 am

Un homenaje a las madres en su día especial

Compartir

Hoy celebramos el Día de las Madres, una fecha especial que honra al ser más especial en la existencia humana y que nos acompaña incondicionalmente a lo largo de su vida. El gran escritor francés, Honoré de Balzac decía que “jamás en la vida encontraréis ternura mejor y más desinteresada que la de vuestra madre” y así es. A la madre se le ama y se le respeta siempre, se le idealiza desde la niñez y se le cuida en sus años otoñales.

Las madres salvadoreñas además, son mujeres especialmente sacrificadas y sufridas. Son quienes llevan en su alma la angustia y la incertidumbre por sus hijos en esta etapa de cruel violencia. Muchas, además, son padre y madre, criando solas a sus hijos e hijas, luchando por mantenerlos y dejando de lado sus propias necesidades por sus vástagos.

George Washington, el primer presidente estadounidense, decía que “todo lo que soy, se lo debo a mi madre. Atribuyo todos mis éxitos en la vida para la educación moral, intelectual y física que recibí de ella”. Y es precisamente ese el valor extraordinario de una madre.

El Día de las Madres se ha vuelto una fecha comercial, un icono del consumismo y muchos se limitan a valorarlo con base a los regalos que se dan, pero las madres se merecen que todos los días sean especiales y que el amor y la dedicación sea real cada día de su existencia.