Juan Carlos Calleja Hakker nació el 11 de febrero de 1976. Hijo de Francisco Calleja y Maureen Hakker. A sus 42 años, se convirtió en candidato presidencial de la coalición ARENA, PCN, PDC y DS.

Política

Un empresario que le apuesta a generar 300 mil empleos

Redacción DEM

viernes 1, febrero 2019 • 12:04 am

Compartir

Juan Carlos Calleja Hakker nació el 11 de febrero de 1976. Hijo de Francisco Calleja y Maureen Hakker. A sus 42 años, se convirtió en candidato presidencial de la coalición ARENA, PCN, PDC y DS.

Nunca ha sido funcionario público. Es presidente de la Fundación Calleja y fue vicepresidente del Grupo Calleja, grupo empresarial que ha sido financista de ARENA desde el año 2014 y que posee la cadena de supermercados Súper Selectos y tiene una generación actual de 12,000 empleos.

Calleja anunció su interés en ser Presidente del país el 3 de julio de 2017. Obtuvo una maestría en administración de empresas de la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York. Es licenciado en artes liberales de Middlebury College de Vermont. De acuerdo a su biografía, encontrada en su sitio web, fue consultor en empresas multinacionales.

Calleja compitió en las elecciones internas de Alianza Republicana Nacionalista (ARENA) ante los empresarios Javier Simán y Gustavo López Davidson, con quienes debatió en un foro organizado por la Comisión Electoral Nacional (CEN) del partido. Dentro de sus promesas iniciales, estaba erradicar el nepotismo y la corrupción. Se afilió a ARENA para lanzar su candidatura. En junio, hizo un llamado público para la renovación de su partido político. Lo más cuestionado a Calleja ha sido el partido ARENA y las investigaciones que se llevaron a cabo contra expresidentes de dicho partido político. Recientemente, una publicación de Factum señala que fue directivo de una empresa de logística que envió productos a una corporación venezolana dirigida por una persona cercana a Nicolás Maduro. La empresa logística dijo que ellos solo son intermediarios.

 

Su programa


Ofertas: 300,000 empleos, un gobierno digital, inversión pública de $492 millones a $868 millones, disminución de los costos comerciales, cero nepotismo, contratación por méritos, escuelas técnicas en programación de software. Infraestructura: rescatar el Sitramss, ampliación del Litoral. Financiamiento: austeridad y combate a la evasión, eliminar partidas secretas.