Roberto Antonio Hernández Rosales, ayer, en los juzgados./ Karla Valladares

Nacionales

Un Dui para un exconvicto

Karla Valladares / Iliana Cornejo

sábado 9, junio 2018 • 12:01 am

Compartir

Con pasos rápidos, el excomandante de la extinta Guardia Nacional, Roberto Antonio  Hernández Rosales, se acercó al edificio donde periodistas lo esperaban; con un rostro frío intentó evadir a los medios y buscar otro acceso al edificio, pero el personal de seguridad lo evitó.

Mirando hacia el piso, Hernández Rosales, quien fue condenado a 70 años de prisión por el asesinato de dos mujeres en 1995, entró al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria y recibió su Dui. Los homicidios por los que fue condenado  son el de  Elizabeth Palomo de Cromeyer y Renate Kalberg, esta última ciudadana alemana. Además, fue acusado por los delitos de robo, privación de libertad y evasión.

También, recibió la extinción de pena por cumplimiento, un documento que lo acredita de haber pagado 23 años de una condena de 70.  El excomandante se escapó de las autoridades en dos ocasiones, la primera del Centro Judicial Isidro Menéndez, donde se hizo pasar por otro reo. Luego, se fugó del Centro Penal de San Francisco Gotera, Morazán, adentro de un ropero. No obstante, el exconvicto aún debe cumplir con la responsabilidad civil impuesta, que ronda los $10,000  y  $12,000 que deberá pagar a cada familia de sus víctimas. Si no los paga, no recobrará sus derechos políticos, por ello está inhibido de votar.

Hernández alega que su caso ya no es noticia que no tiene por qué declarar ante los medios, lo cierto es que está en libertad luego de sus dos fugas.