Editorial

martes 2, noviembre 2021 • 12:00 am

Un día para recordar a los que se nos adelantaron Se dice que la muerte no nos roba a los seres queridos sino que al contrario, nos los resguarda e inmortaliza en el recuerdo.

Compartir

La tradición cultural y religiosa de nuestro país conmemora hoy el Día de los Santos Difuntos. Se recuerda y ora por aquellos que han fallecido, se les visita en los cementerios, se conmemora la vida de aquellos que se nos adelantaron.

Se dice que la muerte no nos roba a los seres queridos sino que al contrario, nos los resguarda e inmortaliza en el recuerdo. Muchos lloran el recuerdo de esos seres queridos que partieron, otros celebran su vida con los buenos momentos compartidos.

Vale la pena pensar sí en dos clases de pérdidas que estamos sufriendo como sociedad en la coyuntura actual. Para muchos, en las circunstancias actuales de la pandemia es especialmente difícil porque les ha arrancado la vida de sus familiares de una manera repentina, sin tener la oportunidad siquiera de una ceremonia luctuosa.

Lo es difícil también para aquellos que sufren la desaparición de sus seres queridos, un fenómeno de la violencia criminal que nos asola en el país y que acumula dolor, angustia, indignación y demanda demasiadas respuestas y sobre todo justicia. Perder a una persona amada es duro, pero perderla en circunstancias desconocidas sin tener sus restos lo hace aún más doloroso. De ahí que las desapariciones son un estandarte de crueldad de parte de sus autores.

Lamentablemente el país tiene décadas de sufrimiento acumulado por la violencia de la guerra civil y por la violencia delincuencial. De manera que debería ser también este día un momento no solo para recordar a los ausentes y rendir homenaje a su legado personal y familiar, sino también para orar y abogar por un país que encuentre los senderos de paz y armonía que tanto necesita.