El presidente electo de EEUU Joe Biden y su esposa, y la vicepresidenta Kamala Harris y su esposo, en el homenaje a las millares de víctimas del virus. Foto AFP

El Mundo

Un día antes de jurar como presidente, Biden rinde homenaje a los muertos por covid-19 Estados Unidos rebasó las 400 mil muertes por covid-19 este martes de acuerdo al conteo de la Universidad Johns Hopkins.

AFP

martes 19, enero 2021 • 8:29 pm

Compartir

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, rindió este martes un homenaje a los 400.000 fallecidos por el covid-19 en Estados Unidos, tras aterrizar en Washington la víspera del cambio de mando, una ceremonia marcada por la ausencia del mandatario saliente Donald Trump.

Su primer acto tras aterrizar en Washington fue recordar a los fallecidos por la pandemia, en una ceremonia solemne delante del estanque de la explanada de la capital estadounidense, que fue iluminada simbólicamente con 400 velas para recordar a los fallecidos.

Biden estuvo acompañado de su esposa Jill y de quien será su vicepresidenta Kamala Harris, mientras sonaba la canción "Hallelujah" de Leonard Cohen.

A veces es difícil recordar. Pero esa es la forma de sanar. Es importante que hagamos eso como país". indicó Biden en un breve y sombrío discurso para marcar distancia con la postura de Trump con respecto al virus.

Desde la Casa Blanca, el mandatario saliente cambió su tono este martes y por primera vez le deseó éxito al gobierno entrante, un día antes de un cambio de mando marcado por la crispación y la división en un país conmocionado por la violenta toma del Capitolio hace 12 días.

El traspaso será una ceremonia única en la historia, lastrada por la pandemia, el temor a la violencia y la ausencia del presidente saliente, que rompe así con una tradición de 150 años.


Biden llegó a una ciudad sitiada, con una fuerte presencia de la Guardia Nacional y con todo el centro acordonado para evitar cualquier disturbio.

Justo en el momento en que el avión de Biden tocó tierra, la Casa Blanca difundió el mensaje de despedida de Trump en el que pidió rezar por el éxito del nuevo gobierno para que "Estados Unidos siga siendo un lugar seguro y próspero".

Desde que Twitter lo vetó por sus constantes mensajes incendiarios y de desinformación, el mandatario ha dejado prácticamente de comunicarse con los ciudadanos.

Apartado de los ritos republicanos, dejará la residencia oficial sin recibir al nuevo inquilino e iniciará una nueva vida en su residencia del club de golf Mar-a-Lago, en Florida.