Editorial

jueves 21, junio 2018 • 12:00 am

Un canto de sirena que se cae a pedazos

Compartir

La izquierda intenta cohesionar su campaña electoral con el discurso contra la supuesta privatización del agua y en eso ha visto unificada su posición y se han aliado tanto el FMLN como su supuesto adversario, el exalcalde Nayib Bukele, y junto a ellos todas las organizaciones de masas de siempre.

Pero este canto de sirena se cae a pedazos. Aunque ciertamente hubo una propuesta para integrar a representantes de la empresa privada en una nueva autoridad hídrica que sustituya a la eternamente criticada ANDA, tanto los diputados de los partidos de derecha como el candidato presidencial de ARENA, Carlos Calleja, han dejado claro que la administración del agua potable debe ser regida por el Estado y que no hay intención alguna en privatizarse.

La izquierda busca satanizar las privatizaciones, aunque tanto el FMLN como Bukele también las han aplicado en sus gestiones públicas.

En medio de todo esto, da pena la posición de los obispos de la Iglesia Católica, a los que nunca se les ha visto con esa oposición beligerante contra la corrupción o contra la violencia criminal de las pandillas, pero ahora se alinean a este canto de sirena electoral. ¿Será ingenuidad,  torpeza o afinidad política?EDitorial

No existe ni existirá tal privatización del agua. Lo que sí está claro es que no puede seguir siendo administrada con el desastre histórico que ha existido hasta ahora. Eso tiene que cambiar.