Editorial

jueves 1, marzo 2018 • 12:00 am

Un buen alcalde depende de su voto el domingo

Compartir

Este domingo la ciudadanía tiene la oportunidad de reelegir o renovar los alcaldes y concejos de los 262 municipios de El Salvador, un momento clave para evaluar a los gobiernos municipales, los más cercanos a la vida cotidiana de la gente.

Los hay de todos los tamaños y colores. Hay alcaldes y alcaldesas que vale la pena reelegir, que han mejorado sus municipios, que han tenido gestiones transparentes y han resuelto las necesidades más urgentes de su gente. Hay municipios donde se nota el progreso, se nota la gestión de jefes edilicios eficientes y entregados a sus comunidades.

Hay también alcaldías que es necesario renovar, cambiar. Donde la basura se acumula en las aceras, donde el endeudamiento y las planillas con simpatizantes partidarios es lo único que ha aumentado, donde la propaganda habla más que las obras mismas y los servicios municipales dejan mucho qué desear.

Hay partidos que se inclinan por aumentar impuestos y partidizar las municipalidades. No se vaya a arrepentir. Tampoco se deje engañar por cantos de sirena y proyectos estelares que no tienen posibilidad alguna. Los ciudadanos deben discernir con serenidad ambos escenarios. Premiar a los buenos alcaldes y cambiar a los que no satisfacen las mínimas exigencias ciudadanas. Su residencia, su municipio es el entorno más próximo, un buen alcalde depende de su voto.