Deportes

Un balazo en tobillo y la marginación: la historia de superación de Diego Areco Son muchos los que celebran los goles del paraguayo, pero son muy pocos los que conocen su historia.

Juan Ventura

lunes 21, diciembre 2020 • 10:29 am

Compartir

Goles vemos pero sacrificio no sabemos. La vida futbolística del goleador paraguayo Diego Areco ha salido a la luz y en ella se relata la etapa más dolorosa que el jugador ha vivido y la cual determinó el camino que tuvo que recorrer para llegar al punto donde se encuentra hoy por hoy, una de las figuras de Club Deportivo FAS, el "rey de copas" de El Salvador.

El reportaje publicado por la sección "Versus" del periódico La Nación de Paraguay relata que Areco vio el génesis de sus carrera en la categoría sub-18 del Club Olimpia -entidad deportiva con sede en la ciudad de Asunción, Paraguay- pero un suceso marcaría el rumbo de su carrera para siempre.

Era un día como todos, Areco volvía de casa (en San Lorenzo) proveniente del entrenamiento con el club 'Decano' cuando "me atacaron dos personas en una moto y me jugaron a matar, apuntaron el arma a mi cabeza. Pero en ese momento pasó un vehículo y parece que del susto me soltaron, pero al retirarse uno de ellos hizo dos disparos, uno de ellos me pegó en el tobillo”, narró el futbolista al medio de su país.

Ante el shock de lo sucedido y el desconocimiento de la gravedad de la lesión, Areco solo se sentó en el sitio y dio aviso a su familia.


En el ataque sufrió un balazo en el tobillo -el proyectil con orificio de entrada y salida- de milagro no afectó ninguna región ósea ni tendinosa, pero el susto y la recuperación fueron frustrantes para el jugador", describe La Nación.

“Me recuperé en unos seis meses y cuando volví al Olimpia, ya no querían contar conmigo y me dejaron libre. Fui a probar en Libertad y me quedé por un tiempo jugando en la Sub-20 y la Reserva, pero no llegué a la Primera”, narra el tigrillo.

Desde aquel momento, Areco entendió que fue una segunda oportunidad de Dios para seguir en esta carrera. “Cuando comento entre mis compañeros lo que me pasó, nadie cree, entonces le muestro la cicatriz que tengo en el tobillo y quedan sorprendidos”, agrega.

Su trayectoria tras el rechazo de Olimpia, militó en Guaireña (PAR) en 2016, Deportes Quindío (COL) 2017-18. A Jocoro FC llegó en 2018. Ahí realizó grandes exhibiciones y en 29 partidos anotó 20 goles. Ahora, en el torneo tras la pandemia, milita en C.D. FAS.

A El Salvador vine prácticamente regalado, el Jocoro es uno de los clubes chicos; a tal punto que aquí ganaba menos que en Intermedia (de Paraguay), pero mi idea fue salir porque ya intenté mucho en nuestro país y no pude fichar en un club de Primera”, resaltó.

Ahora, en su nueva etapa, el paraguayo tiene como objetivo “a corto plazo, ayudar al equipo (FAS) llegar a la final del campeonato. Posteriormente, uno como jugador siempre quiere mejorar. Prefiero seguir jugando en el extranjero un tiempo más. Si me toca ir a otro club, bienvenido sea”, agrega.

“Para el torneo actual, me contrató el FAS, un equipo grande de aquí. En 6 partidos marqué 4 goles, ahora estamos jugando la fase de grupos del torneo cuya finalización está marcada para el 31 de enero del 2021”, finalizó.