El TSE demandó a la empresa de origen venezolano por fallas de transmisión. / DEM

Política

TSE pidió un millón a Smartmatic por fallas

Edgardo Rivera

jueves 17, mayo 2018 • 12:00 am

Compartir

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) exigió un millón de dólares a la empresa Smartmatic como compensación por las fallas en la divulgación de resultados electorales preliminares ocurridas la noche del pasado 4 de marzo. “En un inicio pedimos un millón de dólares, seguimos en las negociaciones”, expresó el magistrado del TSE, Carlos Rovira.

El caso se está ventilando en la Bolsa de Productos y Servicios de El Salvador (Bolpros), en donde las partes han nombrado a un “amigable componedor” para resolver el conflicto. Según la Real Academia Española (RAE), el Amigable Componedor es una persona imparcial a quienes las partes en conflicto (TSE y Smartmatic) nombran para encontrar una “solución equitativa”. Rovira dijo que no puede dar más detalles de los avances de la negociación porque “tiene restricciones”.

El TSE pide una especie de retribución por daños y perjuicios, luego que la empresa fallara al momento de divulgar las marcas de preferencia de los candidatos a diputados de San Salvador. Esto generó incertidumbre y molestias entre candidatos que aparecían como no electos pero que tenían marcas suficientes para convertirse en diputados.

El magistrado del TSE, Miguel Ángel Cardoza, ha expresado que “entre las salidas está que se le pague menos a la empresa por el servicio o que se le exija una indemnización por daños causados al TSE”.

El Tribunal contrató a la empresa Smartmatic por un monto de $3,390,000 para el programa de “publicación de resultados con digitalización, transmisión y procesamiento de información de actas de cierre de escrutinio”.

Tras las fallas ocurridas, el pasado 20 de marzo, el TSE acordó presentar una demanda contra la empresa y analiza “si el trabajo que hizo la empresa, vale lo que está cobrando”, dice Cardoza.

Para las elecciones presidenciales del 2019, el TSE ha decidido usar un software y equipos donados por la Asociación Mundial de Organismos Electorales (A-Web) y el gobierno de Corea. El TSE ha pedido $6 millones.