Cada uno a su manera, Donald Trump y Joe Biden advirtieron ayer que la batalla contra el covid-19 no es sólo un problema científico sino logístico e industrial, cuando Estados Unidos busca asegurarse la inmunización de sus 330 millones de habitantes.

El Mundo

Trump y Biden se preocupan por suministro de las vacunas Temen retrasos en plan de vacunación si no se autorizan y se acelera producción y logística de distribución de ésta antes de concluir 2020.

AFP

miércoles 9, diciembre 2020 • 4:45 am

Compartir

Cada uno a su manera, Donald Trump y Joe Biden advirtieron ayer que la batalla contra el covid-19 no es sólo un problema científico sino logístico e industrial, cuando Estados Unidos busca asegurarse la inmunización de sus 330 millones de habitantes.

Trump, que debe entregar el poder a Biden el 20 de enero, firmó ayer un decreto “para garantizar que los ciudadanos estadounidenses tengan la prioridad para recibir vacunas estadounidenses”.

Durante una “cumbre de vacunas” en la Casa Blanca, recordó además que tiene el poder de invocar una ley que le garantizaría la producción de las fábricas estadounidenses, aunque dijo no creer que fuera necesario.

Por su parte, el presidente electo Biden alertó que si el Congreso no llega rápidamente a un acuerdo financiero para combatir la pandemia, la campaña de vacunación contra el nuevo coronavirus puede ralentizarse o incluso detenerse.

Desde su sede en Wilmington, Delaware, Biden enfatizó que es imperativo que los legisladores se pongan de acuerdo “ahora o millones de estadounidenses pueden esperar meses más para recibir la vacuna”.

Ambos tienen ambiciones parecidas, pero sus cifras varían.


 

Por 100 millones de vacunas.

La administración saliente cree que puede vacunar a 100 millones de estadounidenses antes de finales de marzo (frente a finales de febrero de hace una semana). Biden se ha fijado el objetivo inocular 100 millones de dosis durante sus primeros 100 días en el cargo, a fines de abril.

Pfizer/BioNTech y Moderna, cuyas vacunas de dos dosis se espera que obtengan la licencia en Estados Unidos en diciembre, tienen contratos por 100 millones de dosis, que deberían ser suficientes para la fase inicial de vacunación (residentes de hogares de ancianos, profesionales de la salud, y parte de grupos prioritarios que se designarán posteriormente).

Estados Unidos va a necesitar otros proveedores.

Está la vacuna de Johnson & Johnson, que podría solicitar una autorización a finales de enero o principios de febrero, según Moncef Slaoui, asesor científico de la operación gubernamental “Warp Speed” (máxima velocidad).

También está la de AstraZeneca/Oxford, que espera luz verde de la agencia de medicamentos FDA a finales de febrero o principios de marzo. Hay otros dos proyectos también financiados por Washington (Novavax y Sanofi/GSK), pero no estarán antes de mediados de 2021.

El decreto de Trump es un símbolo de su enfoque de “Estados Unidos primero”, pero expertos dicen que no ex bueno que EE.UU. acapare todas las vacunas, deben cederse dosis para países con comunidades riesgo para reducir la pandemia.

 

Puntos encontrados

El equipo de Trump se plantea haber vacunado a 100 millones de personas para marzo de 2021; Biden quiere la misma cifra pero en sus primero cien días de Gobierno.

 

“Emití este decreto para garantizar que los ciudadanos estadounidenses tengan la prioridad para recibir vacunas (contra covid-19) estadounidenses”. Donald Trump, presidente EE.UU.

 

“Sin una acción urgente del Congreso este mes, existe una posibilidad real que estos esfuerzos se desaceleren y se detengan”. Joe Biden, Pdte. Electo