Estados Unidos nunca ha retrasado una elección presidencial, ni siquiera durante la Guerra Civil./AFP.

El Mundo

Trump sugiere la idea inédita de retrasar las elecciones de EE.UU. Republicanos y demócratas se oponen a la propuesta presidencial que por primera vez supondría reformar la ley federal de 1845; incluso su secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que las elecciones se deben llevar a cabo de manera “legal” en la fecha que corresponden.

EFE

jueves 30, julio 2020 • 8:00 pm

Compartir

El presidente estadounidense, Donald Trump, sugirió ayer que las elecciones previstas para el 3 de noviembre deberían retrasarse, basándose en falsedades sobre la inseguridad del voto por correo y pese a que debería contar con un apoyo mayoritario del Congreso para ejecutar ese plan inédito, al que se opusieron demócratas y republicanos.

Trump echó mano del manual, creado por él mismo, para monopolizar el discurso político y mediático durante el desayuno y desde el móvil: un tuit a primera hora, cargado de desinformación en mayúsculas, para proponer una medida inédita que con toda seguridad no llevará a cabo.

“Con el voto universal por correo (no el voto en ausencia, que es bueno), 2020 será la elección más IMPRECISA y FRAUDULENTA de la historia. Será una gran vergüenza para USA. ¿¿¿Retrasemos las Elecciones hasta que la gente pueda votar con seguridad y apropiadamente???”, escribió Trump en Twitter.

Trump volvió a trazar una diferencia entre el voto por correo y el voto en ausencia, que considera mucho más seguro, ya que él lo usó en marzo durante las primarias de Florida, pese a que lo expertos aseguran que es prácticamente lo mismo y se realiza con las mismas salvaguardas.

 

Oposición bipartidista


Para retrasar el día de la jornada electoral, el presidente debería contar con el apoyo del Congreso para modificar una ley federal de 1845 que establece el primer martes, después del primer lunes de noviembre, como el día para celebrar la jornada de elecciones legislativas, que corren en paralelo al proceso de elección del presidente cada cuatro años.

Los demócratas controlan la Cámara de Representantes del Congreso y sería necesario, por tanto, que la oposición se alineara con el presidente. En resumen: una imposibilidad.

Los legisladores republicanos también se opusieron a un retraso, con el líder de la mayoría conservadora del Senado, Mitch McConell, a la cabeza, quien aseguró en una entrevista con una emisora de Kentucky que la fecha electoral esta grabada en piedra.