El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apeló a su base más dura y arremetió contra las leyes migratorias del país, calificándolas de “lo más ridículo” que ha visto, sugiriendo incluso que para solucionarlo quizá haya que “cerrar” la nación a la llegada de extranjeros, informó el periódico mexicano El Universal.

El Mundo

Trump amenaza cerrar frontera a extranjeros El presidente de EE.UU. arremetió contra las leyes migratorias de su país, a las que calificó de “ridículas”.

Redacción Internacional

lunes 7, mayo 2018 • 12:00 am

Compartir

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apeló a su base más dura y arremetió contra las leyes migratorias del país, calificándolas de “lo más ridículo” que ha visto, sugiriendo incluso que para solucionarlo quizá haya que “cerrar” la nación a la llegada de extranjeros, informó el periódico mexicano El Universal.

En un acto celebrado en Cleveland, Ohio, inicialmente diseñado para hablar de su reforma fiscal, el magnate aseguró que las personas que ingresan a EE.UU. ilegalmente se aprovechan de las políticas de “captura y liberación” y no van ante la corte cuando se presentan cargos en su contra.

“Puede que tengamos que cerrar nuestro país para aclarar esto”, insistió el republicano, quien criticó la actuación de jueces migratorios. El viernes, durante su intervención ante la Asociación Nacional del Rifle (NRA), el presidente dijo que quienes diseñaron las actuales leyes migratorias de EE.UU. “no aman” el país.

Desató además la ira de franceses y británicos. En ese mismo evento, cuestionó las estrictas leyes de posesión de armas en Reino Unido y Londres y dijo que los atentados en esas naciones habrían podido ser frenados con gente armada. Las declaraciones enfurecieron ayer a franceses y británicos.

“¡Púm! Ven aquí. ¡Púm! Ven aquí”, ejemplificó el mandatario ante la NRA, gesticulando como si fuera un yihadista, al referirse a los atentados de 2015 en París. “Fueron brutalmente asesinados —los franceses— por un pequeño grupo de terroristas que tenían armas. Se tomaron su tiempo y los mataron uno por uno... Pero si un empleado, incluso un cliente, hubiera tenido un arma, los terroristas habrían huido o hubieran sido baleados, y la historia hubiese sido otra”, afirmó.

El millonario destacó que Francia era uno de los países con leyes más estrictas de armas. “Nadie tiene armas en París. Nadie”, añadió.


“Francia está orgullosa de ser un país seguro en el que la compra y posesión de armas de fuego están estrictamente reguladas”, respondió ayer el Ministerio del Exterior francés y pidió más respeto por las víctimas. Añadió que la libre circulación de armas pue facilitar la planificación de atentados.