Menores en albergue de Estados Unidos. Fotografía de archivo

Política

Tres menores salvadoreños fueron abusados por cuidadores en albergue de EEUU

Redacción Web-DEM

jueves 30, agosto 2018 • 9:51 am

Compartir

Liduvina Magarín, viceministra para Salvadoreños en el Exterior, confirmó esta mañana, que tres menores salvadoreños han sido abusados por cuidadores en un albergue ubicado en Arizona, Estados Unidos.

"Hemos tenido confirmado tres casos en Arizona (...) En general, en salud, los niños están bien, pero psicológica y emocionalmente pues necesitan asistencia. Son violaciones sexuales de parte de los cuidadores de los albergues (...) Es responsabilidad de las autoridades de Estados Unidos", dijo la funcionaria en declaraciones a los medios de comunicación.

Puede leer: Niños migrantes siguen separados dice Gobierno

Magarín comentó que están "siguiendo los procesos" en torno a estos hechos, pero aclaró que son las familias de los menores , quienes deben tomar la decisión si proceden legalmente.

"Por supuesto que estamos actuando, estamos siguiendo los procesos. Las familias deben tomar decisión si se hace, recuerden que son niños y no podemos ir más allá de lo que las familias deciden hacer, pero los estamos atendiendo y estamos trabajando también en que se reunifique (n)  y para sacarlos de esta vulberabilidad de ser abusados, deben estar mejor con sus familias", sostuvo.

La viceministra, enfatizó que como gobierno, están trabajando para la reunificación de los menores que aún están albergados, pero dejó claro que es Estados Unidos, quien debe agilizar los procesos.


"Los procesos y las leyes son las que determinan las autoridades de los Estados Unidos, son ellos los que deben agilizarlos. Estamos pendiente en todos los días qué necesitan, qué podemos ayudarles".

También: Seis menores han sido retornados a El Salvador, confirma Migración

A mediados de julio, la directora general de Migración, Evelyn Marroquín, confirmó que seis niños ya habían sido retornados a El Salvador, de un total de 145 menores que habían sido separados en la frontera sur de Estados Unidos, tras la política “Tolerancia Cero” del presidente de esa nación, Donald Trump.