Christy Turlington, la mítica modelo de los años 90´, conversó con Vogue México y Latinoamérica, sobre cómo sus raíces salvadoreñas le cambiaron la percepción sobre la mujer y su relevante rol en la familia.

Escena

Top model internacional habla sobre sus raíces salvadoreñas en la revista Vogue Conocida como una de las supermodelos más exitosas en la historia, relató a contó con mucha alegría como su abuela le preparaba tamales cuando ella y sus hermanas vivían en California.

Espectáculos

viernes 28, agosto 2020 • 12:00 am

Compartir

Christy Turlington, la mítica modelo de los años 90´, conversó con Vogue México y Latinoamérica, sobre cómo sus raíces salvadoreñas le cambiaron la percepción sobre la mujer y su relevante rol en la familia.

La madre de Turlington es originaria de Santa Ana. Llegó a los Estados Unidos cuando tenía unos 8 años y pasó toda su juventud yendo y viniendo para ver a su familia. “Cuando mis hermanas y yo nacimos empezó a llevarnos también. Así fue como pasamos mucho tiempo creciendo en Centroamérica”, dijo en la entrevista la modelo, quien hace unas semanas anunció que volverá a ser la imagen de Eternity de Calvin Klein junto a su marido, el actor Ed Burns, 25 años después de su primera aparición en la misma campaña.

Se crió en Danville, California. Christy es la segunda de las tres hijas de Dwain Turlington y María Elizabeth Parker Infante. La modelo ha trabajado en varias reconocidas marcas como Chanel, Giorgio Armani y Maybelline, ha aparecido en varias películas sobre la industria de la moda y fue cofundadora del extinto Fashion Café.

“Mi madre era una persona bastante glamorosa, que trabajó para Pan American Airlines como azafata en los años 60 y por eso viajaba por todo el mundo. Siempre me impresionó mucho que pudiera hablar español, portugués y francés. Te puedo decir que tenía la capacidad de hablar otros idiomas, lo cual no heredé. Siempre me sentí muy orgullosa de ella. Me encanta que haya conocido otros lugares dentro y fuera de los Estados Unidos”, relató sobre su progenitora.

En 1988, Christy junto con Linda Evangelista, Cindy Crawford, Naomi Campbell, Elle Macpherson, Claudia Schiffer, Stephanie Seymour y Tatjana Patitz, llegaron a ser conocidas como las primeras supermodelos.


Pese a haber nacido en Estados Unidos, Christi siempre se ha sentido sumamente orgullosa de su nexo latino: “Nos criaron fuera de San Francisco, por lo que en mi mente ella (su madre) era muy única y exótica, en comparación con los padres de mis amigos, pero poco después vivimos en Miami donde había un poco más de diversidad y allí nos sentimos más parte de la cultura latina, lo cual fue agradable”, dijo.

La mamá de su mamá también fue parte de su crianza y pasó mucho tiempo con ella en el Norte y Sur de California: “Pasaba meses seguidos de visita por lo que siento que era muy pragmática criándome a mí y a mis hermanas. Siempre trabajó en la cocina. La comida en casa atrapaba mi nariz. A mi mamá le gustaba cocinar, pero no diría que tenga eso, pues no cocinaba tamales, ni arroz. Como si no estuviera haciendo todas las cosas de casa de la misma manera que lo hacía mi abuela”.

Una de las producciones audiovisuales en las que participó fue “Catwalk”, un documental que abarca la vida en la moda en pistas de aterrizaje, por el director Robert Leacock. El proyecto fue filmado en 1993 y estrenado en 1996. La película siguió a Christy y a sus compañeras modelos Naomi Campbell, Yasmin LeBon, Kate Moss y Carla Bruni, que viajaban a Londres, Milán, París y Nueva York durante la Semana de la Moda de primavera.