Editorial

miércoles 24, febrero 2021 • 12:00 am

Todos deben respetar el silencio electoral Las fuerzas políticas deben respetar el silencio electoral que la ley impone. si no respetan ni la ley, no respetarán a los ciudadanos.

Compartir

Esta medianoche inicia el llamado silencio electoral que la ley impone. El Código Electoral prohíbe la propaganda tres días antes y el propio día que se realizarán las elecciones. Además, prohíbe todo acto proselitista, reparto de promocionales y cualquier acto similar. Por supuesto, tampoco se puede pedir el voto.

Lamentablemente ha sido una campaña muy atípica. Muchos han incumplido la ley de una manera inédita -incluyendo altos funcionarios del Ejecutivo- y aunque ha habido “procesos sancionatorios” del Tribunal Supremo Electoral, no hay nada que se pueda llamar ejemplarizante.

Es importante cumplir con el silencio electoral, no aprovecharse ni de la timidez del Tribunal Supremo Electoral para actuar ni de los vacíos de interpretación de la ley. Si alguien no es capaz de respetar la ley, probablemente tampoco es capaz de respetar a los ciudadanos. Entonces deben demostrar ambas cosas.

Las reglas deben ser parejas para todos. Es importante también que el Tribunal Supremo Electoral siga dando muestras de confianza y de certeza al proceso electoral. Que la Policía Nacional Civil ejerza sus funciones sin preferencias políticas. Sería una vergüenza nacional y un peligroso precedente que la Policía o la Fuerza Armada intervengan en asuntos electorales como se hacía en el pasado y que trajo consigo el conflicto armado.

Es momento también para que la población reflexione y analice desapasionadamente su decisión a la hora de votar. Su voto tendrá consecuencias para los próximos años sobre su vida y la vida de sus seres queridos, sobre el país, sobre la economía, la democracia, las libertades y el Estado de Derecho. Por eso es importante que vote con conciencia y no con emoción.