Carmen Fernández perdió todas sus máquinas del taller de costura. / J. lópez.

Nacionales

Taller de costura y depósito de bebidas destruidos totalmente

Roxana Lemus

miércoles 21, noviembre 2018 • 12:02 am

Compartir

Un taller de costura y un depósito de bebidas fueron extinguidos por las inclementes llamas que se originaron en la última pieza del mesón 913, ubicado en la 1ª calle Poniente Bis, en San Salvador.

El taller pertenecía a Carmen Aída Fernández, de 46 años de edad, quien se ha dedicado a la confección desde hace dos decenios. Sus máquinas estaban ubicadas en las tres cocheras de los mesones incendiados la noche del lunes y sus productos para la confección también. Adicionalmente, Fernández administraba un depósito de bebidas que le pertenecía a su hijo.

“Yo vine hasta acá (al segundo mesón) cuando gritaron fuego. Yo subí las dos gradas y en la esquina estaba la llamarada. Le dije mil veces a la señora Regina Robles que sacara a ese tipo (Manuel Panameño), que estaba de marihuanero drogándose”, señaló.

Fernández destacó que perdió diez máquinas de coser y una Transfer, una vitrina, una mesa, una cortadora eléctrica, más todas las pertenencias que estaban en la pieza donde habitaba. Ahora solo pide justicia contra Manuel Panameño, a quien culpa por haber perdido sus medios de vida.