Nacionales

Solicitan 26 años de cárcel para exalcalde de San Ildefonso por sus vínculos con la MS-13 El juicio finalizó este viernes, pero el fallo será dado a conocer hasta el 30 de noviembre.

Jaime López

viernes 19, noviembre 2021 • 6:00 pm

Compartir

El exalcalde de San Ildefonso, en San Vicente, es considerado por la Fisalía General de la República como el principal involucrado en los hechos que supuestamente fueron cometidos por los 32 integrantes de la estructura “Enfermos Locos Salvatruchos” de la MS-13, y por esa razón pidió al juez Especializado de Sentencia “C” que le imponga la pena máxima de 26 años de prisión para el exalcalde Carlos Alfonso Rodríguez.

La Fiscalía acusa de 30 hechos delictivos a la estructura, a la que supuestamente Rodríguez pertenece, entre ellas tres casos de homicidios, así como 12 casos de proposiciones y conspiraciones para cometer asesinatos.

Para el exalcalde Carlos Alfonso Rodríguez, ya se reprodujo la prueba de carácter documental, pericial y la que proviene de la herramienta especial, para quien se ha solicitado una sentencia condenatoria”. Fiscal del caso.

La fiscalía sostiene en su investigación que el exalcalde Rodríguez daba una colaboración económica a los miembros de la estructura de la MS-13.

Por el cargo que ostentaba, Rodríguez había supuestamente dado facilidades de adquisición de armas, traslado de droga y entrega de dinero para la estructura, sostuvo Fiscalía. Rodríguez fue alcalde de San Ildefonso entre los años 2012 al 2018


Pero el caso más complejo fue cuando, al parecer, el exalcalde se puso de acuerdo con la clica “enfermos locos salvatruchos” para extorsionar con $25,000 a la asociación de desarrollo comunal de San Ildefonso (Adesco). El plan aparentemente era que enviaran la nota de exigencia a la Junta Directiva de la Adesco y él siendo, presidente, iba a motivar a los directivos a entregar el dinero.

Pero el supuesto plan no resultó, los directivos se negaron a ceder a la extorsión y cuando el exalcalde se vio involucrado, simuló que él era el extorsionado, sin imaginarse que su celular estaba intervenido y las autoridades le seguían sus conversaciones, y por eso, también acumuló el delito de simulación.