Foto @SenSchumer

El Mundo

Senado de EEUU tumba intento republicano para declarar inconstitucional el juicio político contra Trump Un senador republicano alegó que no se podía hacer un juicio político a Trump porque ya no ostenta un cargo político. Cinco senadores republicanos votaron en contra de la moción.

Europa Press

martes 26, enero 2021 • 5:27 pm

Compartir

El Senado de Estados Unidos tumbó este martes un intento republicano de declarar inconstitucional el nuevo juicio político contra el expresidente Donald Trump.

La resolución, presentada por el senador republicano Rand Paul, fue rechazada por 55 votos, ya que cinco republicanos --Mitt Romney, Ben Sasse, Susan Collins, Lisa Murkowski y Pat Toomey—votaron acompañando los votos demócratas.

No obstante, la gran mayoría de los senadores del Partido Republicano, 45 --incluido el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell--, han respaldado el movimiento de Paul, según informó la cadena de televisión CNN.

Paul defendió sus alegatos justificando que el juicio contra Trump es inconstitucional porque Trump ya no es el presidente de Estados Unidos. Según ha sostenido, el proceso "juzgaría a un ciudadano particular y no a un presidente".

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, ha respondido al senador republicano que la Constitución de la nación norteamericana permite evitar a exfuncionarios ocupar cargos federales en el futuro.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos remitió este lunes al Senado el artículo de acusación contra Trump por "incitar a la rebelión" durante los disturbios y el asalto al Capitolio del pasado 6 de enero, desencadenando así de manera formal el inicio de un nuevo juicio político en su contra, el segundo en menos de un año.


No obstante, la votación el Senado se retasará hasta previsiblemente el próximo 8 de febrero, después de que el líder de que Schumer y McConnell acordaran otorgar más tiempo al equipo legal de Trump para que pudiera preparar su defensa.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos, de amplia mayoría demócrata, aprobó el pasado 13 de enero iniciar un juicio político contra Donald Trump, en una votación en la que hasta diez republicanos dieron su apoyo.

Sin embargo, la escasa mayoría de la que dispone el Partido Demócrata en el Senado --sólo puede alcanzarse con el voto de desempate de la vicepresidenta, Kamala Harris-- les obliga a contar con al menos el apoyo de 17 senadores republicanos para que la iniciativa del juicio pueda salir adelante.

En febrero de 2020, Trump fue absuelto tras ser acusado de abuso de poder y obstrucción al Congreso por presionar a dirigentes de Ucrania para que investigaran a Joe Biden y a su hijo Hunter por sus actividades empresariales.