Deportes

Seleccionada nacional de baloncesto se convertirá en legionaria en España La pívot salvadoreña tendrá una oportunidad de oro para ganar experiencia en el viejo continente y prepararse para la próxima competencia de El Salvador.

Omar Gutiérrez

miércoles 14, abril 2021 • 4:45 pm

Compartir

Marcela Tejada recibió una beca deportiva gracias a las gestiones del técnico del combinado nacional, Ray Santana, para jugar en el Club de Baloncesto de Adareva Tenerife de la Liga Junior Canaria de España, informó en una conferencia de prensa presidente de la Federación Salvadoreña de Baloncesto, Yamil Bukele.

“Es la primera jugadora nacida en El Salvador que sale de nuestro continente. Le mandamos un cordial saludo y no dudamos que sacará el máximo provecho a esta oportunidad”, expresó Bukele, quien dijo que las jugadoras Katherine Cubías, Claudia Hernández, Fabiola García y Nicole García recibieron una beca deportiva-académica en México.

Tejada es una jugadora que empezó su etapa en el baloncesto a sus 11 años y obtuvo una beca en la Fundación Educando a una Salvadoreño (Fesa) para poder realizar sus estudios académicos de séptimo grado a bachillerato por un convenio con la Fesabal, luego de su graducación se decidió a llevar de manera virtual un Técnico en Mantenimiento de Aeronáutica, una carrera que continuará en España.

“Los aviones siempre me han gustado, pero a partir de los 13 años me comencé a interesar más y como solo quería verlos, sino que saber más sobre su estructura y todos esos aspectos, decidí estudiar esta carrera”, expresó Tejada.

Luego de recibir la noticia de su beca deportiva en España, Marcela manifestó emocionada “Me siento orgullosa, siento que todos los sacrificios valieron la pena y esto es el resultado del esfuerzo, no solo mío, sino también de mis papás por traerme a entrenar, y apoyarme”.


La jugadora salvadoreña, quien formó parte de la selección femenina que clasificó a la FIBA AmeriCup 2022, dijo que el primer deporte que practicó fue la natación. “La natación no era algo que me apasionaba, lo practicaba para cuando salía a las piscinas no ahogarme. Pero mi papá siempre jugó basquetbol, entonces un día le dije que quería practicarlo yo también y fue ahí que inició mi historia en este deporte”.