Aída Betancourt, candidata a diputada de La Libertad por el partido Nuestro Tiempo, muestra preocupación por la violencia política de cara a las elecciones 2021.

Política

"Se trata de violencia política y ha sido validada por el discurso oficial"

Yolanda Magaña

miércoles 24, febrero 2021 • 1:30 pm

Compartir

La candidata a diputada del departamento de La Libertad, Aída Betancourt, asegura que su permanencia en Nuestro Tiempo es definitiva y va para largo, independientemente del resultado electoral. Asegura que Nuestro Tiempo intenta mostrar que la política sí puede ser decente.

La aspirante no tiene dudas de que el asesinato de militantes del FMLN cometido el 31 de enero es violencia política de cara a las elecciones del próximo domingo 28 de febrero y sostiene que el discurso de Nuevas Ideas es una traducción de ese odio en la narrativa que, al final, se traduce en hechos de violencia real.

 

No se sabe si Nuevas Ideas tendrá mayoría simple o calificada, o si lo hace con Gana. ¿Cuál será la estrategia de Nuestro Tiempo como oposición?

Nosotros estamos convencidos de que, sea cual sea el tamaño de la bancada de Nuestro Tiempo, vamos a tener la oportunidad de incidir en una variedad de temas que para nosotros han sido un compromiso importante desde que fundamos el partido y una de las razones fundamos el partido es la lucha contra la corrupción, fortalecimiento de instituciones democráticas y además una agenda social importante que creemos que en un momento como este va a ser fundamental.

Sabemos que vamos a tener que definir una agenda de consensos mínimos para poder avanzar, vemos con optimismo que se haya articulado una lógica de oposición, pero una oposición constructiva. Hemos estado acostumbrados a que oposición implica bloqueo sistemático y eso es algo que tenemos que cambiar. Si hay proyectos que son de beneficio a la población en temas de salud, educación, de acceso a la información pública, tenemos que apoyarlas y vamos a apoyarlas.


Pero tenemos que ser realistas, teniendo en cuenta el comportamiento y las actitudes del presidente, de su gabinete y de su partido en general, sabemos que no van a hacer luchas, que ellos van a liderar y en esas luchas vamos a tener que ser más firmes y contundentes. Por ejemplo, un tema de responsabilidad fiscal, hemos visto que no se ha dado. Tenemos una deuda del 92 % del PIB y esto no puede seguir continuando.

Vemos con preocupación que el gasto público está orientado en carteras que no nos parece de inversión social, como en publicidad. Creemos que estos montos se tienen que invertir en las cosas que realmente importan y donde creemos que puede haber consenso como educación, salud y recortar el presupuesto del Ministerio de Defensa, y fortalecer instituciones de control como el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), el Tribunal de Ética Gubernamental (TSE), la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), el Isdemu, por ejemplo.

 

¿Cuál es la evaluación que hace de la campaña electoral?

Bueno, nosotros vemos con preocupación y hemos denunciado como Nuestro Tiempo, yo lo he hecho también como mujer, joven, candidata, este clima de violencia, descalificación, que vimos aumentando el último año y medio, se ha incrementado durante la campaña electoral. No podemos dejar de condenar el incidente de violencia contra militantes del FMLN que cobró la vida de tres personas, algo realmente condenable, muy preocupante, que implica un retroceso histórico en nuestro país. Nosotros prometimos que hechos como este no iban a volver a suceder, lo firmamos hace 29 años y es gravísimo que esto haya ocurrido, pero nosotros sí consideramos que se trata de violencia política, y ha sido permitida y validada por el discurso oficial. El discurso de Nuevas Ideas es una traducción de ese odio que vemos en la narrativa y se traduce en hechos de violencia real, el primer incidente que vimos hace unos meses cuando militantes del partido Nuevas Ideas detuvieron y encerraron a magistrados del Tribunal Supremo Electoral y esto fue simplemente el inicio de esto que culminó en la muerte de personas. Además de esta violencia y el clima de hostilidad, no puedo dejar de mencionar la hostilidad política contra las mujeres, las candidatas, sobre todo las mujeres jóvenes que estamos participando por primera vez en política hemos sido víctimas de ataques, burlas, descalificaciones, que nos preocupan porque esto tiene un efecto de desincentivar la participación política de más mujeres, afecta el ejercicio de derechos políticos de todas las mujeres.

Es importante que activemos las instituciones como en Nuestro Tiempo lo hemos hecho siempre, más allá de reclamos en redes sociales. En ese sentido acompañé a Bertha en su denuncia y ahí vimos que las instituciones funcionan.

Cuando se sienta un precedente tan importante como el de la Sala de lo Constitucional que dice que estas expresiones de la violencia contra la mujer roza con lo delictivo es un precedente importante, es algo de lo que tenemos que aferrarnos para seguir diciendo: no es normal, no podemos permitir ese tipo de violencia.

Esto también se refleja en la participación del partido Nuevas Ideas en todos los compromisos que hemos firmado de no violencia, de llevar una campaña pacífica en los cuales no se ha hecho presente.

 

¿Cuáles son las principales propuestas?

Presentamos una plataforma legislativa articulada de cinco ejes y son 52 compromisos. Van desde la lucha contra la corrupción, fortalecimiento institucional hasta temas de desarrollo sostenible y derechos humanos. He seleccionado tres. Tenemos que ser realistas y aceptar que en tres años no podemos cambiar todo pero sí a sembrar las semillas y enrrumbar la dirección de nuestro país.

En primer lugar, la lucha contra la corrupción, fortalecimiento de instituciones, quisiera enfocarme en dos instituciones, el Tribunal de Ética Gubernamental, lo que hemos visto ha sido que las sanciones son muy leves y no tiene un efecto disuasorio, tenemos que elevar a inhabilitaciones en el cargo, porque los funcionarios siguen reincidiendo. Por otro lado, incluir conflictos de interés y nepotismo.

Otra de las instituciones es fortalecer es el Instituto de Acceso a la Información Pública, cada semana vamos viendo cómo se golpea y se golpea el Instituto hasta quitarle todas sus facultades y su independencia. Queremos iniciar por aumentar su presupuesto porque esta fue una lucha y una conquista de la sociedad civil. Yo participé en el grupo que en 2011 y 2012 impulsamos a los poderes que este Instituto se volviera una realidad. Es un tema que me tomo muy personal. Veo cómo la institución está quedando completamente desnaturalizada.

En segundo lugar, el tema educativo, una de las razones por las cuales me involucré en política es pensar en la niñez salvadoreña en las próximas generaciones. En tema educativo, vemos las altas tasas de deserción escolar, desde antes de la pandemia eran preocupantes, en 2019 perdimos a 240,000 estudiantes en el sistema educativo, en materia educativa queremos tomar medidas con un sistema de alerta temprana para acompañar aquellos niños que tienen más probabilidades de dejar la escuela pero también hacer una reforma a la currícula escolar. Creemos que tenemos que formar ciudadanos integrales. Queremos incluir ciudadanía, memoria histórica, arte y cultura, deportes, que fomentan valores que son importantes como la disciplina, el trabajo en equipo, la creatividad.

Una de los temas principales que se amarra con el tercer pilar es la igualdad de derechos con las mujeres, una de las principales razones por las cuales las niñas desertan la escuela es por el embarazo adolescente, uno de los compromisos firmes es impulsar la Ley de educación integral y sexualidad, para empoderar a las niñas, para dar herramientas a los jóvenes para tomar decisiones informadas y responsables, para combatir el acoso y el abuso sexual. Por eso me refiero al tercer pilar, desde prevención de todo tipo de violencia, cómo fortalecemos las instituciones y la autonomía económica de las mujeres.

 

Uno de los temas favoritos de partidos oficiales es el maletín negro, ¿qué responde a estas críticas?

Las personas que están ahora en Nuestro Tiempo y que se salieron de partidos tradicionales lo hicieron por coherencia, porque dentro de sus partidos exigieron más transparencia y exigieron la eliminación de privilegios, al ver que dentro de los partidos tradicionales esto no era posible, estas personas toman la decisión de fundar un partido nuevo, que es Nuestro Tiempo, justamente para demostrar que es posible hacer política decente. Nosotros tenemos una serie de compromisos que hemos firmado para llegar a la función pública y combatir estas prácticas como el maletín negro. Queremos demostrar que la política sí sirve y que el problema es a quiénes hemos elegido. Hay temas que son importantes, como la ley de ahorro y austeridad, tratamos de reducir ese margen para abusos de poder. Por eso, una de las puntas de lanza de nuestra iniciativa son reformas en los procesos de elecciones de funcionarios de segundo grado, creemos que ahí intervienen esos intereses partidarios, siguen perpetuando que los funcionarios de segundo grado sean guardianes de los partidos políticos. Nosotros hemos propuesto que estos nombramientos se hagan por idoneidad, preparación.

Sabemos que más allá de medidas, propuestas, se trata de una cultura que queremos impulsar desde adentro de Nuestro Tiempo. Si los partidos toleran estos comportamientos, los funcionarios lo van a hacer cuando lleguen a la función pública. Queremos empezar con una política de cero tolerancia a la corrupción.

 

¿Cómo describiría el maletín negro?

Compra de voluntad para garantizar su permanencia en el poder.

 

¿Se habla de reformas constitucionales?

La única reforma constitucional es el derecho humano al agua, es un compromiso de Nuestro Tiempo. Sin embargo, vemos con preocupación esta comisión que se ha creado porque se ha conformado de forma ilegal, una iniciativa del presidente que la encomendó al vicepresidente, se ha desnaturalizado el proceso. Pero además lo vemos con suma preocupación, es un gobierno que en reiteradas ocasiones ha manifestado su desprecio a la Constitución, que ha atacado a los magistrados de la Sala de lo Constitucional, cuyos militantes y personas que los rodean han expresado que quieren la reelección del presidente, no apoyaríamos ni acompañamos estos procesos de reforma.