Ascoli fue ubicado en una habitación en la casa de Robles. / R.L.

Nacionales

Se queda sin techo para vivir

Roxana Lemus

miércoles 21, noviembre 2018 • 12:03 am

Compartir

A sus 72 años de edad, Gerardo Joaquín Ascoli se ha quedado sin un techo para vivir tras el siniestro originado en uno de los mesones adquiridos por su familia, que llegó a El Salvador en el siglo pasado luego de la primera Guerra Mundial.

Ascoli tiene pro­blemas para movilizarse, depende de otras personas, y es alimentado por Regina Robles, la administradora de los mesones. Postrado en una cama y con pocas palabras, el anciano afirma que su hermana, Ana Ascoli, heredó los mesones a su hijo. Personas allegadas al anciano afirmaron que el hijo de Ana se apropió de las edificaciones tras la muerte de su madre, pero que no viene al país con frecuencia.

El sobrino de Ascoli vive en Guatemala y poco o nada se interesa en las propiedades que en El Salvador se encuentran, explicaron.

Regina Robles aseguró que fue el sobrino de Ascoli quien la delegó administradora de los mesones y es la encargada también de cuidar al anciano, quien ahora no cuenta más que con un colchón, mismo que logró ser rescatado el pasado lunes antes que las llamas se propagaran a la vivienda habitada por él.