Foto: Diego García

Deportes

Santa Tecla a retomar el trono Santa Tecla se verá las caras con Alianza en una final de Liga Mayor por cuarta vez consecutiva tras vencer al Audaz 4-0.

Jorge Benítez

domingo 13, mayo 2018 • 7:03 pm

Compartir

El Santa Tecla FC clasificó a su cuarta final consecutiva de la Liga Mayor de Fútbol tras aplastar a C.D. Audaz 4-0 en el estadio Las Delicias. El cuadro verdiazul se verá las caras nuevamente con Alianza FC, el equipo que le quitó el tronó en la final del Apertura 2017.

Los tecleños llegaban al partido de vuelta con la ventaja obtenida en el partido de vuelta en el estadio Jiboa de San Vicente. Los pericos necesitaban, mínimo, un empate para clasificar a la fiesta grande el próximo 20 de mayo en el estadio Cuscatlán.

Por su parte, los vicentinos estaban obligados a ganar por diferencia de dos goles tras perder 1-2 en el estadio Jiboa.

Tras iniciar el primer tiempo, el cuadro local sorprendió con un gol de camerino, ya que al minuto 8, Ricardo Ferreira abrió la lata en el recinto tecleño tras vencer con un globo a Josué Corea.

A pesar del balde de agua fría, el Audaz no se dio por vencido e intentó acortar distancia por medio de Santos Guzmán, quien al 12', disparó con potencia dentro del área y metió en problemas al porteo Joel Almeida, quien no pudo sostener el balón.

Más tarde, Juan Barahona lanzó el balón desde su terreno de juego hacia Wilman Torres, el exjugador de Firpo ganó las espaldas de los defensas coyoteros y sin mediar palabra, cruzó a Coreas por segunda vez en el partido.


Al estar en desventaja por dos goles, el cuadro visitante empezó a subir líneas y a dejar espacios en la media cancha, situación que aprovechó Santa Tecla.

Andrés Flores Jaco, que ingresó en vez Juan Barahona, fue víctima de una falta dentro del área, en la cual, Carpió decidió pitar la pena máxima al minuto 32.

Ricardo Ferreira hizo efectivo su doblete tras marcar el penal al minuto 33 y con eso el cuadro de Rubén Da Silva estaba liquidando la serie.

En el segundo tiempo, Kevin Reyes terminó, de una vez por todas, las esperanzas del equipo de Apastepeque tras cerrar un centro proveniente de la derecha.