Feligreses se concentraron durante la vigilia en la plaza cívica Gerardo Barrios. /WILSON URBINA

Nacionales

Salvadoreños viajaron hacia El Salvador por canonización En la semana también llegaron a visitar la cripta personas de México, Guatemala y Belice.

Saraí Alas

lunes 15, octubre 2018 • 12:02 am

Compartir

Horas más tarde de la canonización de San Óscar Arnulfo Romero, algunos salvadoreños que residen en Estados Unidos  visitaron la cripta del santo, en Catedral metropolitana de San Salvador “para ser partícipes de la fe”, como lo fueron sus padres en su juventud.

Iván Campos actualmente vive en la ciudad de Cleveland pero viajó a El Salvador desde el pasado jueves para “servir durante las actividades que prepararon las autoridades católicas” antes y después del acto que consagró a Óscar Romero como santo.

“Desde el jueves viaje aquí para la canonización  y he venido a servir porque hace unos años, antes que mi padre (Pedro Fuentes) muriera, yo me enteré que Monseñor Romero fue su padrino de bautismo y confirma; mis padres fueron partícipes de la fe y yo también quiero ser parte de la fe”, dijo Campos.

Según Campos su papá no tenía familia y Monseñor Romero le ayudó por medio de la iglesia a recibir los sacramentos para poder servir en la iglesia, dar catequesis a los niños y después casarse con su madre. Para Campos la canonización es “un acto de fe para todos los salvadoreños y es un orgullo que permitirá que no haya violencia”.

Asimismo, Oscar Alvarado y Norma de Alvarado, quienes viven en Los Ángeles, Estados Unidos, también llegaron a la cripta junto a sus dos hijas para “inculcarles la enseñanza de un mártir por la fe y celebrar la canonización de un salvadoreño”.

Norma afirma que sus hijas no deben olvidar que a pesar de haber nacido en Norteamérica son salvadoreñas. La familia Alvarado aseguró que desde ahora habrá esperanza para el país.


En la misa de acción de gracias también estuvieron presentes extranjeros de Honduras que venían desde la Ciudad de Santa Bárbara para esperar el acto de canonización.