Salvadoreños pidieron que se vote por un presidente en EE.UU. que les permita la residencia.

Política

Salvadoreños en Estados Unidos ven con esperanza a Biden y con mucho temor a Trump Tres activistas salvadoreños en Estados Unidos creen que un segundo periodo de Trump haría mucho daño a los migrantes en ese país.

Álvaro Cruz Rojas

martes 3, noviembre 2020 • 5:45 am

Compartir

Los salvadoreños en Estados Unidos ven las elecciones de este martes con un notable contraste de visiones y emociones. En general, un segundo periodo del presidente Donald Trump es visto como una pesadilla que aumentará las deportaciones, mientras que una posible elección del demócrata Joe Biden es vista con esperanza y el fin de la retórica anti inmigrante de los últimos cuatro años.

“En los últimos cuatro años de Trump, las familias migrantes salvadoreñas han sido detenidas en la frontera, y perseguidos en Estados Unidos. El hecho de que quieran terminar con el TPS, significa que hasta quieren detener y deportar a los migrantes  incluyendo a migrantes salvadoreños que han vivido legalmente, pagando impuestos en el país por casi 20 años”, advierte Erik Villalobos, organizador de derechos migrantes en EEUU y el gerente de comunicaciones para la Alianza Nacional TPS, una organización formada por beneficiarios del TPS en Estados Unidos y que buscan una legislación que les abra camino a la legalización permanente.

Villalobos advierte que además de los más 195,000 salvadoreños con TPS, también existen salvadoreños indocumentados, y personas en detención.

“En un segundo término de Trump, las relaciones con el país empeorarían. Trump no es amigo del tercer mundo. Un gobierno demócrata es la mejor opción actualmente para El Salvador”. Walter Monge Cruz, Coalición Cívica-Democrática

“Actualmente, todos estamos en riesgo de ser deportados a nuestro país y el resultado de esta elección puede decidir entre nuestra deportación o extensión y residencia permanente”, señala.

Para Villalobos, “aunque las dos posibles administraciones no sean las mejores, es evidente cuál de estas administraciones sería la menos dañina”.


“Biden sigue siendo el candidato que nos dará menos daño hacia nuestra comunidad”, subraya Villalobos.

Y es que Villalobos hace el recuento de que tanto Trump como Biden “no tienen buen récord de proteger a nuestra comunidad migrante”.

Cerca de 195,000 salvadoreños se encuentran amparados en el programde TPS, al límite de vencer.

Biden fue vicepresidente bajo la administración de Obama, que deportó a más de tres millones de inmigrantes en Estados Unidos y Trump ha continuado con esa agenda de deportaciones pero de una manera más agresiva.

Para Walter Monge Cruz, presidente de la Comisión Cívica Democrática con sede en Washington, un segundo gobierno de Trump “garantizaría la expulsión de cada migrante amparado al TPS y de sus hijos estadounidenses”. 

“Las políticas publicas seguirían siendo las mismas, sin beneficio para la clase media e inhumana para los pobres de la nación más poderosa del mundo”, dice Monge Cruz.

Desde el otro lado de Estados Unidos, Salvador Sanabria, un reconocido activista salvadoreño con sede en California, coincide con Villalobos y Monge Cruz.

“De ser reelecto el presidente Trump, uno de los efectos inmediatos sería el incremento de las detenciones, deportaciones y el cierre de las opciones para solicitar asilo. Además de la continuidad de la politica de reducción sustancial de las facilidades de las peticiones familiares. En cuanto a los tepesianos, solo tendrían el retorno a su nación de origen, como  la principal opción”, señala Sanabria, miembro de la organización El Rescate.

Beneficiados con el TPS han organizado encuentros para pedir un voto por la legalización.

Esperanzas en Biden.

Sobre Biden, los sentimientos van desde optimismo hasta esperanza y  escepticismo.

“Sin duda, Joe Biden es el regalo que la comunidad migrante necesita. Ha prometido en los primeros cien días como Presidente, enviar al congreso una petición de legalización permanente y camino a la ciudadania para 11 millones de indocumentados, para los soñadores, y TPS”, recuerda Monge Cruz.

Sanabria cree que de ganar Joe Biden “el cambio fundamental sería un clima más amigable para los emigrantes y en especial para los de origen latino, quienes han sido blanco de los ataques legales y retóricos del presidente Trump”.

“De ganar Joe Biden, el cambio fundamental sería un clima más amigable para los emigrantes y en especial para los de origen latino, quienes han sido blanco de los ataques legales y retóricos del presidente Trump”. Salvador Sanabria, El Rescate

“Según las ofertas electorales de ambos candidatos durante la actual campaña electoral, la mejor propuesta proviene del exvicepresidente Biden, quien ofreció una legalización para 11 millones de emigrantes que no cuentan con un estatus migratorio regularizado. El candidato Trump, ofrece más de lo mismo un endurecimiento de la politica antiemigrante de sus primeros cuatro años en la Casa Blanca”, agrega Sanabria.

Villalobos, de la Alianza Nacional por el TPS, recuerda que la administración Trump no busca negociar con la comunidad migrante y su récord en los últimos cuatro años ha mostrado que su intención es de deportar y separar a las familias migrantes, especialmente a los procedentes de países en Latinoamérica, Africa y el Medio Oriente.

“Bajo una administración Biden, tendremos por lo menos una oportunidad de poder negociar con la administración para encontrar una residencia permanente, que es lo que piden los beneficiarios de TPS y la gran mayoría de la comunidad migrante”, dice Villalobos.

Salvadoreños parte del National TPS Alliance piden la legalización de los beneficiados del programa.

¿Y las relaciones con El Salvador? 

Estos tres representantes de la diáspora salvadoreña también ven cambios en la relación entre Estados Unidos y El Salvador en dependencia de los resultados de este martes.

Villalobos recuerda que en los últimos años, la visión de Washington hacia El Salvador ha cambiado significativamente.

“Ahora el gobierno salvadoreño tiene como iniciativa de fortalecer de nuevo a sus relaciones con EE. UU. y como resultado, el gobierno salvadoreño ha firmado acuerdos de país seguro y ha militarizado a sus fronteras. Sabemos que también están preparando a las condiciones para recibir a los salvadoreños en el exterior”, dice Villalobos.

Pero para el activista del TPS “parece que todavía existe mucha incertidumbre sobre lo que puede pasar porque todavía no sabemos si el gobierno salvadoreño está enfocado en encontrar una solución de proteger a los migrantes salvadoreños en Estados Unidos, o si están más enfocados en su repatriación”.

“Actualmente, todos estamos en riesgo de ser deportados a nuestro país y el resultado de esta elección puede decidir entre nuestra deportación o extensión y residencia permanente”. Erik Villalobos, Alianza Nacional TPS

Salvador Sanabria cree que con Trump reelecto “la política de sincronía -entre El Salvador y Estados Unidos- se consolidará, en especial el tema de reducción de la migración irregular y el aumento de las deportaciones”.

“Con Biden electo, las relaciones bilaterales sufrirían una modificación, dada las críticas de sectores demócratas críticos de las políticas de la administración Bukele, en cuanto a su negativa de obedecer los fallos de la Corte Suprema, el uso del ejército y policía para presionar al poder legislativo y su  relación tirante con los medios de comunicación no gubernamentales”, advierte Sanabria.

Por su parte, Monge Cruz tiene una visión bastante pesimista si Trump es reelecto.

“En un segundo término de Trump, las relaciones con el país empeorarían. Trump no es amigo del tercer mundo”, señala Monge Cruz.

Para este activista “la adulación que el Presidente de El Salvador le mostró a Trump y por la cual obtuvo una extension del TPS, es muy difícil que tenga efecto nuevamente”.

“Trump deportará a cientos de miles de salvadoreños y sus hijos estadounidenses enfrentarían el reto de ir a vivir a un país que no conocen y que no les ofrece la mínima garantía de éxito que su país de nacimiento les ofrece. O si se quedan en el país con familiares, sufrirán la perdida de sus padres, lo que considero inhumano”, agrega.

Por eso Monge Cruz insiste que “un gobierno demócrata es la mejor opción actualmente para El Salvador”.