El trabajo debe estar hecho pero sin tener que pasar por tráfico, la comida se puede preparar en casa e incluso se pueden mantener en pijamas mientras trabajan, así son las jornadas que varios salvadoreños deben desarrollar a raíz de brote del nuevo coronavirus que ha obligado a varias empresas a enviar a sus colaboradores a laborar de manera remota.

Economía

Salvadoreños ajustan sus jornadas al teletrabajo por epidemia La medida, tomada casi a la fuerza por el brote del virus, ha obligado que varios salvadoreños se queden desde sus hogares trabajando.

Uveli Alemán / Redacción Economía

martes 17, marzo 2020 • 12:01 am

Compartir

El trabajo debe estar hecho pero sin tener que pasar por tráfico, la comida se puede preparar en casa e incluso se pueden mantener en pijamas mientras trabajan, así son las jornadas que varios salvadoreños deben desarrollar a raíz de brote del nuevo coronavirus que ha obligado a varias empresas a enviar a sus colaboradores a laborar de manera remota.

El Gobierno decretó el domingo pasado que las personas mayores de 60 años y las mujeres embarazadas aguarden en sus casas, este lunes se incluyó en la lista a los trabajadores con insuficiencia renal, problemas cardíacos y con inmunodepresivos.

Sin embargo, algunas empresas ya habían tomado la decisión de mantener en casa a su colaboradores en riesgo de contagiarse con el nuevo conavirus. Gabriela Mendoza, coordinadora de producción de FOCOS, comenzó su jornada laboral en su hogar con poca diferencia como si estuviera en las oficinas, aseguró.

Mendoza está dentro del segmento población en riesgo, es decir, que parece de una enfermedad crónica. Esto motivó a que FOCOS determinará que labore bajo la modalidad de teletrabajo para evitar cualquier circunstancia que la pusiera en riesgo de enfermarse, explicó. La jornada laboral sigue siendo igual, pero ahora no debe pasar por el tráfico de San Salvador que le toma en promedio una hora del día.

Aunque no es la primera vez que Mendoza labora de manera remota, aseguró que “prefiero estar en la oficina porque me gusta más estar trabajando en contacto directo con los compañeros porque ante cualquier cosa lo comunicamos rapidísimo, hacemos las cosas fácil”.

Como el Covid-19 “no distingue clases sociales” lo mejor es quedarse en casa, sumó un trabajador de una empresa de telecomunicación, cuyo nombre prefirió mantener en reserva. Hombre de 60 años de edad, aseguró que “me mandaron al teletrabajo por la disposición de enviar a los más vulnerables y atendiendo el mandato del presidente (Nayib Bueke) para prevenir” el brote del virus en El Salvador.


“Estoy tranquilo. No se pierde competitividad porque estamos en contacto (con los colaboradores de la empresa), estamos trabajando en equipo. La jornada laboral sigue igual, paro para comer, para seguir y voy a terminar a la hora. Todo está listo para esto”, comentó.

Por su parte, Colaria Cuéllar, gerente general de MyCES El Salvador, explicó que mantener un grupo de colaboradores de manera retoma “es complicado y sale caro” cuando la compañía se hace cargo de entregarle las condiciones y el equipo necesario para realizar el trabajo, como computadora, servicio de Internet y celular.

A pesar de esto, sumó, el trabajo desde casa tiene sus beneficios para los trabajadores porque implica una reducción en el gasto de pasajes o combustibles y alimentación.