Foto cortesía enlacelatinonc.org

El Mundo

Salvadoreño abandona iglesia santuario en EEUU tras refugiarse tres años y evitar deportación José Chicas regresó a casa el viernes luego de que el presidente Biden frenara las deportaciones.

Javier Maldonado con reportes de AFP de Telemundo, CNN, ABC News

lunes 25, enero 2021 • 4:00 pm

Compartir

El inmigrante salvadoreño José Chicas abandonó una iglesia santuario en Carolina del Norte, en donde permanecía refugiado desde hace tres años para evitar ser deportado, luego que el presidente Joe Biden emitiera una orden ejecutiva para frenar las deportaciones.

El hombre de 55 años le dijo emocionado a su esposa que ”tres años y siete meses. Es fácil de decir, pero no fácil de creer…

Me asusté un poco porque no quiero ir a mi país. Mi esposa y mi familia están aquí”. le dijo el migrante a la cadena ABC News.

Chicas declaró que huyó de la guerra en El Salvador durante la década de 1980. Fue detenido en Texas en 1985 después de cruzar la frontera y fue puesto en libertad bajo fianza. En la década siguiente, fue condenado por conducir la influencia de sustancias y abuso doméstico, pero rehizo su vida y se dedicó a predicar como pastor.

Pero en junio de 2017, bajo la administración del expresidente Trump, se vio obligado a refugiarse dentro de la Escuela de Conversión, una pequeña casa en los terrenos de una iglesia bautista en Durham.

Foto cortesía enlacelatinonc.org


Enfrentaba una orden de deportación tras saltarse una cita en la corte de inmigración donde se le emitió una orden final de deportación. Ese año, su solicitud de asilo fue denegada.

"No tenía idea de en qué me estaba metiendo. Pensé que serían tres o cuatro meses", declaró a CNN esta semana en una entrevista telefónica mientras empacaba y se preparaba para irse. Pero los meses se convirtieron en años.

Ahora está agradecido de que las políticas del Gobierno de Biden le den otra oportunidad para pasar más tiempo con su familia. "Va a ser un cambio hermoso", afirmó.

No está claro qué pasará después de los 100 días de pausa en las deportaciones ordena por Biden, pero el salvadoreño le dijo a la cadena Telemundo que confía en Biden, “tiene un corazón diferente al que acaba de irse y encontrará una solución para ayudar a millones de inmigrantes indocumentados”.