Las Letes se diseñaron para cubrir faltantes temporales en los ingresos./ DEM

Economía

Saldo de deuda en Letes aumentó $108 millones en agosto

Maryelos Cea

jueves 6, septiembre 2018 • 12:02 am

Compartir

Hasta agosto de este año, el saldo adeudado en Letras del Tesoro Público (Letes) aumentó en $108 millones respecto al mismo mes de 2017, indican las estadísticas del Ministerio de Hacienda.

Los datos de la cartera de Estado, disponibles en el portal estatal Transparencia Fiscal, indican que el saldo de Letes llegó a $802.09 millones en agosto, $108.52 millones más que los $693.57 millones reportados en el mismo mes del año pasado. Esto implicó un crecimiento anual del 15.6 %.

El Gobierno recibió 2018 con un saldo de $745.83 millones en Letes y en los primeros ocho meses de este año colocó $492.73 millones en estos instrumentos de deuda pública. En ese periodo también pagó $436.47 millones.

Las Letes tienen vencimientos de corto plazo, entre los 60 y 360 días. Se conocen como “la tarjeta de crédito” del Gobierno porque se diseñaron para cubrir necesidades temporales de liquidez, aunque en los últimos años se han convertido en un mecanismo permanente de financiamiento.

 

Piden freno a Letes


La Constitución de la República establece en su artículo 227 que en el presupuesto se autorizará el  monto de deuda flotante que el Gobierno podrá contratar durante un año. Hasta ahora, los presupuestos han establecido que, como máximo, se puede colocar en Letes el equivalente al 30% de los ingresos corrientes del Gobierno. La ley de responsabilidad fiscal, en tanto, señala que ese límite bajará al 20 % si se paga el total de la deuda en Letes.

En junio pasado, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) señaló que esta reducción no es suficiente para corregir “el endeudamiento desordenado” vía estos instrumentos.

Por ello recomendó una nueva regla fiscal para las Letes, como, por ejemplo, que el saldo de esta deuda sea igual a cero en el mes posterior al cual se alcanzan los mayores ingresos tributarios, que sería mayo de cada año, justo después del pago del impuesto sobre la renta.